Anomalías cromosómicas en embarazos por fecundación in vitro o ICSI

Las mujeres embarazadas después de una fecundación in vitro  son generalmente mayores en edad que las mujeres con embarazos concebidos espontáneamente. Además, la incidencia de gestaciones múltiples se incrementa. En consecuencia, las mujeres embarazadas después de una fecundación in vitro tienen más probabilidades de gestar un embrión afectado por un trastorno cromosómico (principalmente el síndrome de Down), en comparación con las mujeres embarazadas espontáneamente. Así, las mujeres embarazadas después de una fecundación in vitro constituyen una población de alto riesgo.
La introducción de la inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI), que es una técnica más invasiva que la fecundación in vitro (FIV), ha planteado una mayor preocupación sobre sus efectos en cuanto a aberraciones cromosómicas. Dos estudios han encontrado una tasa significativamente mayor de anomalías cromosómicas en niños procedentes de ICSI en comparación con un grupo de referencia de niños concebidos de forma natural o la población general. En varios estudios, la prevalencia de anormalidades cromosómicas fue 1.4-12.7%. Por ello se recomienda realizar por sistema el triple screening en las mujeres sometidas a ICSI.

Todos los artículos relacionados:

Cláusula de exención de responsabilidad

Nota importante:el contenido disponible en esta página es meramente formativo y no sustituye en ningún caso a la opinión de un profesional. Se recomienda acudir a la consulta veterinaria antes de tomar cualquier determinación sobre el estado de salud de su perro. Esta web no es oficial de ninguna marca o producto. Todas las fotografías expuestas pertenecen a sus respectivos dueños y se muestran únicamente con fines informativos. La mayoría de las imágenes proceden de Wikimedia Commons, base de datos de imágenes libres de copyright.