Los problemas emocionales de parejas infértiles sometidas a FIV

La fertilidad humana no es sólo un fenómeno fisiobiológico. Es una manifestación compleja de una intrincada red de deseos. En el deseo de tener un hijo se condensan el deseo de la pareja, el deseo de la mujer y el hombre, así como el deseo de los miembros de la familia, que son importantes para un hombre y una mujer.



 Las expectativas de un futuro embarazo  van más allá de la pareja. La esterilidad se ha definido como una experiencia de ruptura biográfica, colocando el énfasis en el sufrimiento y los conflictos personales de los que pasan por esta experiencia y que puede ser interpretado desde diferentes perspectivas: una crisis identidad y valores, y una interrupción del proyecto y la vida personal de la pareja y, como tal, un cambio en la desarrollo de las funciones previstas en la pareja. Cuando se espera tener hijos y no se puede esto requiere una proceso de reorganización, tanto individual como de la pareja para hacer frente a la nueva realidad, a menudo inesperada de no poder  tener un hijo biológico. En la actualidad, teniendo en cuenta los roles cambiantes de mujeres y hombres, así como la estructura familiar, se estima que sólo el 5% de la población  decide no tener hijos de forma voluntaria. La importancia del proyecto de ser padres es universal y ha permanecido así desde hace siglos. 

pareja-infertilSe producen sentimientos de  tristeza, culpa, vergüenza, inferioridad e impotencia debido a la pérdida de control sobre el diseño de la propia vida. El deseo de tener un niño tiene diferentes significados para las mujeres y los hombres. Para las mujeres, un hijo, significa la confirmación de la feminidad y de las expectativas para sí mismas como las mujeres en la pareja y el entorno familiar y social. Por otro lado, para los hombres, el deseo de tener un hijo pasa por desarrollar la relación de pareja y no parece experimentar el significado de una confirmación la masculinidad en sí mismo. Como en otras situaciones difíciles en la vida, la infertilidad puede estar acompañada de un marco específico de respuestas emocionales. 

Cuando algo muy deseado y valorado se encuentra amenazado aparecen una serie de  manifestaciones de pérdida de control de los impulsos (excitación, inhibición), cambio de estado de ánimo (ansiedad, depresión, ira, explosiones), o impulsos aislados como hambre, sed, sexo o los sentimientos de insuficiencia intelectual y profesional. Aunque cada pareja lo experimenta de una manera única, existen algunos aspectos se manifiestan con mayor frecuencia. Podemos ver que las expresiones de  negación diagnóstico, que pueden calificarse como naturales siempre y cuando no duren  mucho tiempo. Dada la enorme frustración, surgen sentimientos de injusticia.  Una vez diagnosticada esterilidad, hombres y mujeres pasan por un período de reevaluación y reorganización del proyecto de vida, de acuerdo a esta incapacidad para ser padres. 

 Otros aspectos importantes se encuentran en la literatura y la práctica clínica son la sorpresa, el aislamiento, la pérdida de control, baja autoestima , vergüenza, desesperanza, dolor y pérdida. Este último invade las parejas infértiles cada mes o cada intento fallido. Muchas personas no entienden que la infertilidad es como la muerte de un bebé y significa una interrupción del afecto puesto en el hijo deseado. A diferencia de otro tipo de pérdidas personales, no hay rituales que legitimen el dolor de una pareja infértil por la pérdida del niño aún no concebido, convirtiéndose en la infertilidad en un dolor silencioso y solitario.

Cuando el diagnóstico es definitivo, hay numerosas pérdidas que la pareja infértil debe afrontar: la principal, la pérdida de la experiencia del embarazo, la pérdida de una relación - padre / hijo y padre / hijo con un niño genéticamente relacionado, la pérdida de la posibilidad de desarrollar el papel de padres, la pérdida de la imagen de sí mismos (hombres y mujeres), la pérdida del valor simbólico que significa convertirse en padres y los adultos en nuestra sociedad y el temor de perder la relación de pareja.

 La infertilidad adquiere características diferentes con el tiempo. El primer año después del diagnóstico por lo general se entiende el período de los procedimientos médicos para el diagnóstico y ofrecer el tratamiento a ser seguido. Es un momento en que por lo general hay un aumento en los síntomas depresivos y malestar emocional. Sin embargo, las relación de pareja tienen una tendencia a permanecer estable y satisfactoria.
Sin embargo, a medida que transcurre el tiempo, comienzan las dificultades en la relación de pareja y se produce un  aumento en los síntomas depresivos, el estrés, la presencia de ideas paranoides, el aumento de la hostilidad y la ansiedad. 

En general, los hombres y las mujeres no tienen puntuaciones indicativas de ansiedad o depresión al inicio del ciclo de FIV, y las relaciones de pareja son buenas. Después, la demanda de tratamiento, protocolos complicados y múltiples inyecciones diarias, procedimientos invasivos y los altos costos del tratamiento han sido señalados como responsables de la tensión observada en los pacientes a someterse a técnicas de reproducción asistida. La intensa experiencia de los procedimientos puede determinar la aparición de sentimientos desagradables, cambios del estado de ánimo con síntomas graves de ansiedad. La técnica de fertilización in vitro, además de ser compleja ha llevado a muchas parejas a cuestionarse aspectos religiosos y éticos, sociales y culturales. 

Cada etapa genera expectativas, satisfacción al pasar a la siguiente y, una vez más, la incertidumbre de lo que se avecina. Además, las parejas deben tener un tiempo disponible para asistir al servicio con la frecuencia necesaria, lo que a menudo causa problemas en relación con el trabajo y la realización profesional, especialmente para las mujeres, ya que su presencia es necesaria en determinados momentos del ciclo, todos los días. Los procedimientos a los que la mujer debe acudir, como las inyecciones, los ultrasonidos, la anestesia para la recuperación de los ovocitos son  reconocidos como necesarios, pero incómodos. 

Durante el seguimiento ecográfico de la maduración de los folículos, las expectativas son altas: si los folículos crecen, son adecuados para la recuperación de los ovocitos. Hasta saber cuántos ovocitos se han recuperado y  si son de buena calidad la ansiedad aumenta. También aumenta antes de la transferencia embrionaria y hasta el diagnóstico de gestación. El conocimiento de que todos estos sentimientos son parte del cuadro sintomático, permite a los pacientes a valorar su esfuerzo, compromiso y logros. Se debe tranquilizar a la pareja, indicándoles que es un sufrimiento legítimo, que no afecta al desarrollo del proceso desde el punto de vista biológico y se les debe ayudar a preservar los aspectos buenos y positivos de la vida personal, familiar, laboral y social. 

A veces ocurre que al deseo de paternidad de la pareja se une el hecho de que el equipo de profesionales que lleva a cabo el proceso tiende a hablar de él con un exceso de optimismo. Se intenta dar ánimos en todo momento y las parejas se enfrentan al resultado con un exceso de optimismo. 

Durante el período de recuperación de los ovocitos, muchas mujeres tratan de aislarse de la familia y amigos y muestran mayores niveles de malestar y estrés. Una vez completado el ciclo de los procedimientos, tanto las que quedan embarazadas como las que no indican que las dos semanas de espera para ver el resultado de gestación y el comienzo (si el ciclo fracasa ) de la menstruación son los más difíciles . En cuanto a los hombres, experimentan emociones similares y suelen adoptar una actitud de dar apoyo a su pareja. Esta actitud, adoptada por la mayoría de los hombres, podría obligar a la necesidad de cumplir socialmente lo se espera de ellos, y esto significa que muchos no toman conciencia de sus propias emociones en favor de la mujer.

El fracaso de la FIV se asocia con experiencias de tristeza, frustración, rabia y un aumento significativo de los períodos de depresión. Al mismo tiempo, aparece otra experiencia, aparentemente contradictoria, de  satisfacción de haber intentado todas las alternativas para lograr un embarazo. Tanto para hombres como para mujeres,  tras el fracaso de los procedimientos de FIV, se produce una mayor ansiedad y una tendencia a la baja autoestima, la insatisfacción con la relación matrimonial y los sentimientos de falta de control sobre el proyecto de vida. Los intentos de adaptación individual a la nueva situación pueden resultar insuficientes en términos de la relación de pareja. 

En general, los estudios llevados a cabo, muestran que las mujeres se ven más afectadas por el fracaso de los procedimientos de fertilización in vitro. Cuando el procedimiento se repite y se produce un nuevo fracaso, aumenta la inestabilidad emocional, y los índices de depresión son mayores, no sólo porque se produce otra pérdida, sino también porque la mayoría de las mujeres se dan cuenta de que sus posibilidades de quedarse embarazadas pueden ser muy bajas.  Las mujeres que tienen hijos tienen, en general, niveles más bajos de estrés y ansiedad, así como una visión más realista de las posibilidades de tratamiento que las que no tienen hijos. Parece que las mujeres sin hijos tienen más dificultades para hacer frente al fracaso y la pérdida de la posibilidad de embarazo. Por otro lado, para los hombres que participan en la fecundación in vitro, que tienen hijos de una relación anterior no parece disminuir el estrés causado por el fracaso del procedimiento, quizás porque , a menudo no hay una relación diaria con sus hijos tras una separación 

Cláusula de exención de responsabilidad

Nota importante:el contenido disponible en esta página es meramente formativo y no sustituye en ningún caso a la opinión de un profesional. Se recomienda acudir a la consulta veterinaria antes de tomar cualquier determinación sobre el estado de salud de su perro. Esta web no es oficial de ninguna marca o producto. Todas las fotografías expuestas pertenecen a sus respectivos dueños y se muestran únicamente con fines informativos. La mayoría de las imágenes proceden de Wikimedia Commons, base de datos de imágenes libres de copyright.