¿Es más baja la beta hCG en los embarazos procedentes de FIV?

Las mediciones seriadas de la hormona hCG en gestaciones tempranas representan una valiosa ayuda en la diferenciación de los embarazos normales y anormales. En los primeros 34-36 días contando desde la fecha de la última menstruación o en los primeros 20-24 días contando desde la fecha de ovulación o recuperación de ovocitos, es demasiado temprano para realizar una evaluación ecográfica. 



Por eso, en este periodo, la medición del ritmo de crecimiento de las concentraciones de hCG en sangre materna (el tiempo de duplicación) es el criterio principal de viabilidad. 
Por Science Genetics 

El patrón de crecimiento de la hCG en embarazos naturales debe ser de al menos un 53% a un 66% (x1,53 a x1,66) en 2 días (el porcentaje varía según el estudio consultado). ¿Qué ocurre con los embarazos derivados de fecundación in vitro?  Los estudios disponibles indican que la población de embarazos obtenidos por FIV que alcanzaron un nacido vivo, en promedio, tenían tiempos de duplicación de algo menos de 2 días: la hCG aumentaba el 50% (x1,50) en 1 día y un 124% (x2,24) en 2 días. Esta tasa de aumento es por tanto comparable a la de los embarazos naturales. Es necesario tener claro que se trata de valores medios, pero se han documentado nacimientos de bebés por FIV con porcentajes de aumento de sólo un 14% en 1 día y un 30% en 2 días. 



La principal diferencia es que el tiempo de duplicación de la beta hCG disminuye aproximadamente a los 24 días después de la recuperación de ovocitos, lo que corresponde a una edad gestacional de 38 días (5 semanas y día 3) y a una concentración aproximada de hCG de 3000 mUI / ml. Digamos que las concentraciones alcanzan una meseta y dejan prácticamente de crecer. Esta meseta es relativamente más temprana en los embriones procedentes de fecundación in vitro que en los embarazos naturales. 


Como siempre estas reglas son sobre todo orientativas. Bajo ningún concepto se deben  tomar decisiones tajantes basándose en el ritmo de crecimiento de la hormona porque la experiencia nos indica que existe un porcentaje de embarazos viables con tiempos de duplicación muy lentos. 

En cuanto a los valores absolutos  de la beta hCG se sabe que suelen ser inferiores en mujeres obesas y superiores en embarazos múltiples. Diferentes valores absolutos pero el mismo ritmo de aumento. Es importante destacar que los valores absolutos de hCG suelen ser también relativamente más bajos en embarazos procedentes de ICSI por factor masculino. La razón de estas menores concentraciones de hCG en embarazos por ICSI  podría ser la implantación posterior y una diferente evolución del trofoblasto después de ICSI que después de FIV.


Tambien influye el día que se produce la transferencia de embriones. Los niveles de beta-hCG suelen ser significativamente mayores en los embriones transferidos en día 5 (blastocistos) que en los embriones transferidos en día 3: el valor medio de hCG casi se duplica cuando se transfieren blastocistos. En este sentido se puede predecir el éxito del ciclo de FIV midiendo el valor de la beta hCG a día 15 tras la recuperación de ovocitos. El 96% de las mujeres con un valor de  160 mUI/ml el día 15 tras la recuperación de ovocitos, tendrán embarazos viables. Para aquellas que hayan tenido una transferencia el día 3, el valor a día 15 debería superar las 78 mUI/ml.




Para más información leer los siguientes artículos:

Cláusula de exención de responsabilidad

Nota importante:el contenido disponible en esta página es meramente formativo y no sustituye en ningún caso a la opinión de un profesional. Se recomienda acudir a la consulta veterinaria antes de tomar cualquier determinación sobre el estado de salud de su perro. Esta web no es oficial de ninguna marca o producto. Todas las fotografías expuestas pertenecen a sus respectivos dueños y se muestran únicamente con fines informativos. La mayoría de las imágenes proceden de Wikimedia Commons, base de datos de imágenes libres de copyright.