La reproducción asistida no es un camino de rosas

La vida está llena de opciones. A veces decidirnos entre diferentes posibilidades nos llena de ansiedad, más aún cuanto mayor es la importancia de la decisión a tomar. El impacto emocional en las parejas que intentan concebir de forma natural y no pueden, ha sido objeto de numerosos estudios en el campo reciente de la psicología dentro de la Medicina Reproductiva. 



No hay forma de ignorar estos problemas dejándolos fuera de los servicios de la Reproducción Humana. La respuestas emocionales antes, durante o después de estos tratamientos son inherentes a esta experiencia. 
reproduccion-asistida
Es importante recordar que la infertilidad es un problema de la pareja. Aunque las causas pueden ser de origen femenino, masculino o de ambos, las consecuencias son para ambos. La respuesta emocional variará para cada persona en función de su personalidad y su capacidad para lidiar con la frustración, el dolor y los muchos otros aspectos relacionados con el problema. 


En la actualidad, los avances en medicina reproductiva, particularmente en las últimas décadas, han creado la ilusión (a veces falsa) de que hombres y mujeres podían resolver sus problemas físicos y conseguir ser padres, casi en cualquier situación. También ocurre que la información sobre las técnicas de reproducción asistida no transmite la verdadera dimensión de las repercusiones negativas sobre la pareja. Estas técnicas ni son sencillas ni terminan siempre en nacimientos. Recientemente, se ha llevado a cabo un estudio internacional que abordó el conocimiento acerca de la FIV en la población general. En el estudio se entrevistó a 8.194 adultos mayores de 15 años en seis países europeos, Estados Unidos y Australia. Los resultados mostraron, en general, un alto conocimiento de la existencia de estas técnicas. En contraste con estos altos porcentajes en relación al conocimiento de la existencia de estos procedimientos, una gran proporción de los encuestados no sabía cuáles eran las posibilidades de éxito. En Italia, el 39% y en Inglaterra el 56% de los encuestados pensaba que las probabilidades de quedar embarazadas eran muy inferiores para mujeres a las que se les aplicaba una técnica de fecundación in vitro que para mujeres sexualmente activas que no usan anticonceptivos. 

 Los folletos explicativos elaborados por algunas clínicas o por la industria farmacéutica que produce medicamentos utilizados en estos procedimientos presentan la fecundación in vitro como una técnica "simple" e incluso hay frecuentes referencias al procedimiento como "natural". Sin embargo, dependiendo de la edad del paciente o de la patología o patologías que estén provocando la subfertilidad, puede hacerse muy complicado. Tener un hijo supone un deseo y vivimos en un mundo falseado por la publicidad que nos dice que todo está a nuestro alcance, que es muy sencillo y nos garantiza la felicidad absoluta. En este entorno, la fecundación in vitro va a significar para muchas parejas, el último intento en la búsqueda de un hijo biológico, pero también puede ser una fuente de sufrimiento y frustración. A pesar de conocer la alta probabilidad de fracaso en términos de conseguir un embarazo, el deseo de "probar todo lo que se pueda" prevalece en la decisión de las parejas que participan en la fecundación in vitro El uso de tecnologías avanzadas y la carrera contra el tiempo, tratando de recuperarlo, puede traer consecuencias psicosociales a largo plazo tanto para los pacientes como para sus familias. La atención integral por parte de un equipo de profesionales que incluya médicos, psicólogos, genetistas, biólogos y enfermeras especialistas, constituye un apoyo importante para la paz de las parejas, el buen desarrollo de ciclos de tratamiento y el éxito en el proceso. En muchos países la ley obliga a todas las clínicas de salud reproductiva a incluir un servicio de apoyo psicológico.

Cláusula de exención de responsabilidad

Nota importante:el contenido disponible en esta página es meramente formativo y no sustituye en ningún caso a la opinión de un profesional. Se recomienda acudir a la consulta veterinaria antes de tomar cualquier determinación sobre el estado de salud de su perro. Esta web no es oficial de ninguna marca o producto. Todas las fotografías expuestas pertenecen a sus respectivos dueños y se muestran únicamente con fines informativos. La mayoría de las imágenes proceden de Wikimedia Commons, base de datos de imágenes libres de copyright.