Preservar la fertilidad de niños con cáncer

Debido a los notables avances en el tratamiento del cáncer en la infancia, hemos visto grandes mejoras en la esperanza de vida, con un máximo de 80% de niños que sobreviven a su enfermedad, dando lugar a una creciente población de adultos supervivientes a largo plazo de cánceres infantiles.

¿Qué ocurre con la fertilidad de esos niños? En el caso de los adultos recuperar muestras de semen y congelarlas es relativamente sencillo pero ¿Y en un niño que no ha llegado a la pubertad?
Los tratamientos oncológicos tienen un profundo impacto negativo sobre los testículos. Como el objetivo de la quimioterapia y la radioterapia, son todas las células de rápida división que existen en el organismo, a la vez que destruyen las células cancerosas, destruyen también a las células del epitelio intestinal, folículos pilosos o espermatozoides en formación. Da igual que los niños sean prepúberes, ya que el efecto tóxico se produce en las células precursoras que ya existen en los testículos del niño prepúber, las espermatogonias.


Asi, por ejemplo, los niños con leucemia aguda que requiere quimioterapia ablativa de médula y de células madre hematopoyéticas tienen un riesgo muy alto ( un 85% ) de presentar azoospermia después de la irradiación corporal total y la administración de ciclofosfamida.
niños-quimioterapia
Hay fármacos que intentan proteger a los testículos de este efecto negativo pero de momento, no parecen muy útiles. Siempre que sea posible, se debe limitar la exposición a la radiación mediante blindaje o la eliminación de los testículos del campo de radiación..
Una posibilidad sería poder utilizar tratamientos menos tóxicos. Estos podrían permitir la recuperación espontánea de la producción de espermatozoides tras finalizar el tratamiento, pero su uso no siempre es posible sin poner en peligro la supervivencia del paciente.
.
La criopreservación de espermatogonias, tejido testicular o incluso testículos enteros ofrece la posibilidad de varias aplicaciones realistas, aunque ninguna es todavía viable en los seres humanos.
Tres enfoques pueden ser considerados:
  1. el trasplante de espermatogonias en suspensión purificadas de nuevo a sus propios testículos,
  2. el autoinjerto de piezas enteras de testículo o los testículos,
  3. o la maduración en el laboratorio de las espermatogonias, tras su descongelación hasta obtener espermatozoides que puedan utilizarse en una inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI).



Antes de considerar las opciones de restauración de la fertilidad, la selección del paciente es esencial, ya que los riesgos varían según la enfermedad. No existe un único (o simple) protocolo.

La supervivencia de las espermatogonias a la congelación es viable pero, a partir de aquí, es necesario conseguir su maduración en laboratorio. La congelación de tejido testicular que contenga células de Sertoli, en cuyo entorno se produce la diferenciación de espermatogonias y espermatozoides, podría ser particularmente útil con el fin de restauración de la fertilidad potencial a través de la maduración de las espermatogonias. Es importante destacar, sin embargo, que esta estrategia es todavía experimental.



Artículos relacionados:

Cláusula de exención de responsabilidad

Nota importante:el contenido disponible en esta página es meramente formativo y no sustituye en ningún caso a la opinión de un profesional. Se recomienda acudir a la consulta veterinaria antes de tomar cualquier determinación sobre el estado de salud de su perro. Esta web no es oficial de ninguna marca o producto. Todas las fotografías expuestas pertenecen a sus respectivos dueños y se muestran únicamente con fines informativos. La mayoría de las imágenes proceden de Wikimedia Commons, base de datos de imágenes libres de copyright.