¿Qué es la Hiperemesis Gravídica? Aquí la respuesta

¿Qué es la causa de la hiperémesis gravídica?

Aunque las náuseas matinales pueden ocurrir hasta en el 70% de todos los embarazos, generalmente son algo más molesto que peligroso. La patología más severa y que produce mayores alteraciones es la hiperémesis gravídica, (hyperemesis gravidarum), que puede complicar hasta a un 3% de los embarazos, causando cambios fisiológicos que pueden tener efecto sobre la madre y el feto. Se han observado pérdida de peso materna, deshidratación, disbalance electrolítico, alteraciones del equilibrio ácido-base y alteraciones que llevan a injuria hepática y renal en casos extremos. Los vómitos persistentes pueden llevar a los desgarros esofágicos de Mallory-Weiss y las deficiencias nutricionales a una encefalopatía de Wernicke. 



Se han informado la presencia de prematurez, bajo peso al nacer, y un leve incremento de las malformaciones del sistema nerviosos central e intertegumentarias en los fetos de madres afectadas por hiperémesis gravídica. En la literatura urológica también se ha reportado un aumento del riesgo de cáncer testicular en los hijos varones de madres con hiperémesis gravídica durante el embarazo. 


Una vez descartadas las otras causas de náuseas y vómitos persistentes debe considerarse el diagnóstico de hiperémesis gravídica. La pielonefritis, la pancreatitis, la colecistitis, la hepatitis, la apendicitis, la gastroenteritis, la úlcera péptica, la tirotoxicosis, y el hipertiroidismo pueden presentarse en modo similar, con náuseas y vómitos intratables y son condiciones tratables. Cuando aparecen tardíamente en el embarazo, deben diferenciarse de un síndrome HELLP y otras causas de disfunción hepática y del sistema nervioso central. 

¿Cuál es la causa de la hiperémesis gravídica?

La etiología de la hiperémesis gravídica no es bien comprendida. Se han propuesto las hormonas como causa, relacionada con las gonadotrofinas coriónicas, el estradiol, la progesterona, las hormonas adrenales y las hipofisarias, pero actualmente no hay evidencia concluyente que implique una sustancia específica. Los factores psicológicos y sociales influyen en esta enfermedad, tales como embarazo no deseado, a pesar de que este síndrome no se limita a embarazos no deseados. Es más frecuente en las mujeres jóvenes, solteras, que sienten que han "pecado" y por lo tanto son atormentadas por sus padres. En estos casos es notoria la mejoría que se logra con la internación, con recaídas rápidas una vez que retornan al medio ambiente de su hogar. Las personalidades histéricas e inmaduras pueden predisponer a padecer esta condición. 

Diagnóstico de la hiperémesis gravídica

El esquema de diagnóstico siempre debe comenzar con la confirmación de un embarazo intrauterino viable. La neoplasia Trofoblástica Gestacional se puede presentar con una hiperémesis gravídica en hasta el 30% de los casos. Algunos de los análisis que deben incluirse en el estudio de estas pacientes son los electrolitos, la función hepática, la función tiroidea, creatinina, nitrógeno ureico, análisis de orina y un recuento hemático completo. 


Tratamiento de la hiperémesis gravídica

Una vez que el diagnóstico se realizó, el tratamiento consiste fundamentalmente en medidas de sostén. Para corregir la hipovolemia, y el disbalance electrolítico, ácido base, y la cetosis se utiliza la infusión endovenosa de fluidos, hasta 5 o 6 litros por día utilizando las cantidades adecuadas de sodio, potasio, cloro, lactato o bicarbonato, glucosa y agua. Hasta que se logra el control de los vómitos la paciente debe mantenerse en ayunas totales. Puede tener efectos beneficiosos una baja dosis en infusión continua de un antiemético como la prometazina (Fenergan®) Se pueden agregar para suplementar la infusión endovenosa, vitaminas, incluyendo la tiamina. Las pacientes deberían ser mantenidas en "nada por boca" por 48 hs por lo menos desde que todos los síntomas de vómitos han cesado, para prevenir la recaída rápida. Iniciar la ingesta con líquidos neutros y una dieta pequeña, blanda, seca de carbohidratos en intervalos frecuentes. Se deben evitar los estímulos perjudiciales como por ejemplo, los feos olores. Es importante en este momento el reaseguro emocional, y el asesoramiento psicológico puede comenzar una vez que los síntomas has cedido.


Las pacientes con vómitos intratables, persistentes, pueden ser tratadas con alimentación enteral por sonda nasogástrica, nutrición parenteral periférica o nutrición parenteral total. Raramente es necesaria la interrupción del embarazo.
Artículos relacionados:

Cláusula de exención de responsabilidad

Nota importante:el contenido disponible en esta página es meramente formativo y no sustituye en ningún caso a la opinión de un profesional. Se recomienda acudir a la consulta veterinaria antes de tomar cualquier determinación sobre el estado de salud de su perro. Esta web no es oficial de ninguna marca o producto. Todas las fotografías expuestas pertenecen a sus respectivos dueños y se muestran únicamente con fines informativos. La mayoría de las imágenes proceden de Wikimedia Commons, base de datos de imágenes libres de copyright.