Web de reproducción humana, infertilidad y técnicas de reproducción asistida

¿Sangrado en el embarazo? Aquí todas las respuestas

¿Acabas de confirmar tu embarazo hace unos días y sin embargo estás sangrando? Obviamente estarás confundida y preocupada. Explorando por internet puedes encontrarte con muchas páginas, incluída ésta, que te hablarán del sangrado en los primeros días de embarazo. Y conocerás el término "sangrado de implantación". El sangrado de implantación se define como  un sangrado escaso que se produce unos 6 a 10 días después de la concepción y se corresponde con la implantación del embrión. El embrión escarba en el endometrio y rompe algún que otro capilar sanguíneo. Esa pequeña cantidad de sangre llega hasta la vagina en forma de unas pocas gotas de sangre. Este sangrado se distingue de la menstruación porque se produce algo antes y también porque es más escaso.

Sin embargo, hay mujeres que dicen tener sangrados de volumen similar a la menstruación y se preguntan si es también sangrado de implantación o es un síntoma de aborto. No hay muchos estudios que caractericen los sangrados de las primeras semanas de gestación para responder a esa pregunta.

El porcentaje de mujeres que sangran en los primeros 60 días de gestación está en torno a un 10%. La mayoría comienzan a experimentar el sangrado en los días alrededor de la primera falta, lo que lógicamente puede confundirlas y confundirse con una menstruación o puede hacer pensar en el mencionado sangrado de implantación. Realmente es dificil atribuir un sangrado alrededor de los días de la primera falta a la implantación. Un estudio reciente ha demostrado que realmente un porcentaje minoritario coinciden realmente con la implantación. El resto se deben a otras causas. ¿Cuales? No están estudiadas...

¿Podría ser aborto? Quizás...pero es muy poco probable. El sangrado al comienzo del embarazo es una complicación frecuente de la gestación (20-25%). Es la aparición en la gestación de uncurso de signos clínicos que pueden hacer pensar que esa mujer puede abortar. El síntoma más habitual es el sangrado vaginal casi siempre indoloro, o acompañado de leve dolor. Sin embargo, el examen clínico evidencia un cérvix cerrado y un tamaño uterino apropiado para la edad gestacional. La ecografía es habitualmente normal. La actividad cardiaca fetal es detectable por ecografía o examen Doppler si la gestación es lo suficientemente avanzada. 
La causa exacta del sangrado a menudo no puede ser determinada y es frecuentemente atribuido a la separación marginal de la placenta, a veces visible por ecografía. 

La mayor parte de estas embarazadas han de recibir una información tranquilizadora, porque si la mujer viene a urgencias con sangrado y poco dolor, en la ecografía el feto está vivo y tiene un tamaño normal, la probabilidad de que el embarazo se pierda es muy pequeña. Hasta el 96% de las gestaciones van a continuar, incluso después de sangrados repetidos o abundantes, entre las semanas 7 y 11. Además, a mayor edad gestacional, mayor tasa de éxito. Puede estar implicado, no obstante, un aumento del riesgo de parto pretérmino y de bajo peso al nacer. La demostración de latido cardíaco del feto se asocia generalmente con una alta tasa de éxito, mientras que la visualización de un gran saco vacío o la discrepancia entre la edad gestacional por ecografía y la calculada por la última fecha de menstruacción de más de una semana, se relaciona con un peor pronóstico.

No hay ningún tratamiento efectivo. Se suele mandar reposo de manera intuitiva, pero no está constatado que el reposo contribuya a disminuir el riesgo de aborto. 

Hay que descartar otras causas de sangrado precoz indoloro, como la hemorragia de implantación (una pequeña hemorragia que tiene lugar cuando se debería de producir la regla) y ectopia cervical.

Hay pocos datos pero, parece ser que las mujeres con embarazos viables tienen un único episodio de sangrado de 1 a 4 días de duración alrededor de la fecha de la primera falta. Luego, nada más. Sin problema hasta el parto. El volumen del sangrado es muy variable: puede ser desde escaso a parecido a la menstruación. El volumen no indica riesgo de aborto. 
Sobre todo es necesario tener presente que sólo un 15% de los embarazos con sangrado en los primeros 2 meses llega a abortar. Un porcentaje que no es mucho mayor del de las mujeres que abortan sin haber tenido sangrado, un 9%.

Si el sangrado es abundante, el dolor es mucho más patente y el cuello uterino está abierto, entonces si se trata de un aborto. Se puede ver cómo expulsa sangre, tejido de la placenta y el propio embrión. La cantidad de sangrado es variable, pero puede ser severo y suficiente como para causar anemia e incluso shock hipovolémico. 









Nota importante:el contenido disponible en esta página es meramente formativo y no sustituye en ningún caso a la opinión de un profesional. Se recomienda acudir a la consulta médica antes de tomar cualquier determinación sobre su estado de salud. Esta web no es oficial de ninguna marca o producto. Todas las fotografías expuestas pertenecen a sus respectivos dueños y se muestran únicamente con fines informativos. La mayoría de las imágenes proceden de Wikimedia Commons, base de datos de imágenes libres de copyright.
 
Posts RSSComments RSSBack to top