Tratamiento del asma en el embarazo

 Asma y embarazo


Las mujeres asmáticas embarazadas deben continuar utilizando su medicación para el asma en la menor dosis posible para controlar los síntomas durante el embarazo. Las mujeres con asma moderado o grave también deben ser monitoreadas durante todo el embarazo para controlar posibles problemas de crecimiento fetal y los signos de parto prematuro. 

El asma es una enfermedad crónica común que causa inflamación en las vías respiratorias y aumenta la sensibilidad a los alergenos e irritantes. Afecta a aproximadamente al 4%-8% de los embarazos. Los ataques de asma se caracterizan por respiración sibilante, tos en el pecho, dificultad para respirar y opresión torácica.
Durante el embarazo, los ataques de asma pueden privar al feto de oxígeno y se han relacionado con el aumento de la prematuridad, retardo del crecimiento, otras complicaciones fetales,  enfermedad y muerte de la madre.
Es más seguro para las mujeres embarazadas con asma ser tratadas con medicamentos para el asma de lo que es para ellas tener los síntomas del asma y sus exacerbaciones.
Las investigaciones muestran  que las mujeres con asma bien controlada pueden tener embarazos saludables con excelentes resultados maternos y perinatales. El objetivo final de controlar el asma durante el embarazo es asegurarse de que el feto sigue recibiendo el oxígeno adecuado al prevenir los ataques de asma.
Dado que se desconoce cómo el embarazo afectará a los síntomas de una mujer en particular, la función pulmonar de las mujeres con asma persistente debe ser monitoreada durante el embarazo, mediante el uso de los parámetros de función pulmonar comunes, como la espirometría, la tasa de flujo espiratorio máximo (FEM) y el volumen espiratorio forzado en un segundo (FEV1). Si es posible, la ecografía de primer trimestre también se debe realizar para evaluar la restricción del crecimiento fetal y el riesgo de parto prematuro.
Para las mujeres con asma mal controlado, asma moderado a grave, o que se están recuperándose de un ataque de asma grave, se debe considerar la realización de ecografías seriadas, comenzando a las 32 semanas, ecografía para revisar la actividad y el crecimiento fetales.
Evitar los alergenos e irritantes, como el humo del tabaco, que exacerban el asma puede mejorar el bienestar de la madre y reducir la necesidad de medicación. Se aconseja a las mujeres asmáticas que identifiquen los factores desencadenantes y hagan todo lo posible para reducir su presencia en la casa. Pueden ser necesarias medidas específicas para reducir el moho, la exposición a los ácaros del polvo, caspa de animales, cucarachas y otros desencadenantes ambientales. Si el reflujo gastroesofágico estimula su asma, pueden intentar soluciones como elevar la cabecera de la cama, comer raciones más pequeñas, no comer a las pocas horas de la hora de acostarse, y evitar los alimentos que desencadenan el reflujo.
Muchas mujeres con asma necesitan utilizar medicamentos para mantener la función respiratoria normal. Se utilizan corticoides  inhalados o agonistas beta de acción corta (preferiblemente albuterol inhalado durante el embarazo) para prevenir los ataques de asma. Cualquiera que sea el tratamiento que se utilice, debe adaptarse la dosis a las más baja necesaria para controlar el asma.
Las mujeres que ya utilizan la inmunoterapia (vacunas contra la alergia) en o cerca del nivel de mantenimiento para mejorar los síntomas del asma, pueden continuar recibiendo  este tratamiento durante el embarazo. Sin embargo, no deben comenzar la inmunoterapia durante el embarazo. Las vacunas antialérgicas se dan primero a dosis más bajas  para comenzar y luego se incrementan gradualmente a niveles más altos. Estas dosis crecientes pueden causar anafilaxia durante el embarazo, lo que se ha asociado con la muerte materna y fetal.


Asma y parto



Durante el parto, se debe utilizar medicación para el asma. En combinación con la hidratación y analgesia adecuada, la medicación puede ser suficiente para mantener los síntomas bajo control. Incluso la exacerbación aguda de asma rara vez requiere un parto por cesárea porque la mayoría de las mujeres responden al tratamiento médico agresivo. El uso de medicamentos para el asma puede continuar después del parto y durante la lactancia.

La educación de las mujeres embarazadas  con asma



Las mujeres que tienen una mejor educación sobre el manejo del asma y cómo se relaciona con el embarazo a menudo les resulta más fácil controlar sus síntomas. Las pacientes asmáticas embarazadas deben ser aconsejadas para el auto tratamiento en casa si presentan síntomas de ataque de asma, como tos, opresión en el pecho, respiración sibilante, falta de aliento o dificultad para respirar. Todas las mujeres con asma deben ser instruidas para que estén atentas a la actividad fetal. Si notan que su feto está menos activo de lo normal o ha dejado de moverse por completo, deben contactar con su médico.

Artículos relacionados:

Cláusula de exención de responsabilidad

Nota importante:el contenido disponible en esta página es meramente formativo y no sustituye en ningún caso a la opinión de un profesional. Se recomienda acudir a la consulta veterinaria antes de tomar cualquier determinación sobre el estado de salud de su perro. Esta web no es oficial de ninguna marca o producto. Todas las fotografías expuestas pertenecen a sus respectivos dueños y se muestran únicamente con fines informativos. La mayoría de las imágenes proceden de Wikimedia Commons, base de datos de imágenes libres de copyright.