Cómo evitar los vómitos y naúseas durante el embarazo


Las náuseas y los vómitos del embarazo son una condición debilitante que afecta a muchas mujeres embarazadas. Hasta el 90% de las mujeres embarazadas experimentan naúseas y vómitos en el embarazo de gravedad variable, con síntomas que generalmente comienzan alrededor de las 4-9 semanas de gestación, con un pico alrededor de la 7 ª a 12 ª semana y remitiendo hacia la semana 16. 




Si una mujer que experimenta síntomas de naúseas y vómitos en el embarazo por primera vez más allá de  las 10 semanas, puede que la causa sea otra condición médica. 
Alrededor del 20% -30% de las mujeres embarazadas experimentan síntomas entre las 20 semanas y el momento del parto.  Menos del 2% de las mujeres con síntomas de naúseas y vómitos en el embarazo desarrollará hiperemesis gravídica, una situación caracterizada por vómitos prolongados que llevan a un desequilibrio hidroelectrolítico, subnutrición y pérdida de peso de más del 5% con respecto al peso previo al embarazo. La hiperemesis gravídica a menudo conduce a la hospitalización. Por tanto, tan pronto como comiencen la naúseas y vómitos en el embarazo, las mujeres y sus médicos deben intervenir con el tratamiento adecuado para evitar que se llegue a producir esta hiperemesis gravídica. 
A pesar de que existen muchas teorías al respecto, la causa exacta de las naúseas y vómitos en el embarazo sigue siendo desconocida. Algunos factores de riesgo para experimentar naúseas y vómitos en el embarazo son:

  •  la juventud de la madre, 
  • una placenta mayor, 
  • la predisposición genética, 
  • historia previa de hiperemesis gravídica, 
  • haber tenido varios hijos, 
  • el sexo fetal, 
  • y la infección por helicobacter pylori.  

La duración de naúseas y vómitos en el embarazo se reduce en las mujeres mayores pero se incrementa con mayor número de embarazos.

En las mujeres con vómito severo los fetos suelen presentar  peso bajo al nacer y parto prematuro. En las mujeres el vómito severo llega a producir problemas laborales y familiares.

nauseas-embarazo
Punto de Neiguan donde se
 presiona con los dedos
Muchas mujeres experimentan una mayor sensación de olor y sabor metálico que parece agravar los síntomas de naúseas y vómitos en el embarazo como resultado a aversiones a los diferentes tipos de alimentos que les gustaban antes del embarazo. Se ha planteado la hipótesis de que esta aversión a ciertos tipos de alimentos, es un mecanismo de protección, haciendo que la madre evite los alimentos potencialmente tóxicos.
Los consejos de dieta y estilo de vida para evitar o disminuir las naúseas y vómitos en el embarazo son: 
  • Mantener una hidratación adecuada y los niveles de electrolitos, beber al menos 2 litros de agua al día. 
  • Evitar tener el estómago vacío, con comidas pequeñas y frecuentes cada 1-2 horas, con consumo de alimentos blandos durante todo el día. 
  • Evitar un estómago muy lleno (es decir, no mezclar sólidos con líquidos, evitar comidas copiosas y alimentos muy grasos). 
  • Evite alimentos que producen olores fuertes (es decir, los gustos picantes, metálicos). 
  • Comer nueces y alimentos con alto contenido de proteínas entre comidas. 
  • Dejar los suplementos de hierro hasta pasada la semana 12 de embarazo. Sólo si tiene anemia, consuma suplementos con hierro pero en dosis espaciadas.
  • Consumir helados, sorbetes y  bebidas muy frías para ayudar a reducir el sabor metálico.
  • Comer hidratos de carbono simples secos (es decir, galletas, bizcochos, etc) antes de levantarse de la cama por la mañana.
  • Reducir el tiempo de preparación de alimentos.
  • Dar tiempo a digerir los alimentos antes de acostarse
  • Comer más cantidad de alimentos apetecibles
  • Comer en un lugar que sea cómodo, evitando los lugares cálidos y olorosos
  • Beber media hora antes o después, pero no durante las comidas
  • Beber una taza de té de hierbas con miel (por menta o manzanilla) 
  • Usar ropa cómoda. 
  • Lavarse los dientes después de comer
  • Chupar caramelos de menta después de comer
  • Dormir 8 horas y tomarse tiempo libre para descansar cuando se experimentan naúseas y vómitos en el embarazo.
  • Practicar la acupresión en el punto Neiguan. La acupresión es una técnica de medicina complementaria estrechamente relacionada con la acupuntura, que consiste en ciertos puntos de presión en el cuerpo, donde la presión es aplicada con los dedos. El punto Neiguan, es un punto de acupuntura situado a unos tres dedos o 4,5 cm por encima de la muñeca en la parte interna del antebrazo. A pesar de una débil evidencia de eficacia, la acupresión es una técnica segura, barata y no invasiva que ayuda a reducir los síntomas de las náuseas en algunas mujeres y puede ser considerada como una primera opción cuando se trata de controlar los síntomas de naúseas y vómitos en el embarazo.
  • Comer productos con jengibre. El jengibre es una solución segura, eficaz y barata para el tratamiento de naúseas y vómitos en el embarazo y debe ser considerada como una opción de primera línea para el tratamiento de los síntomas de naúseas y vómitos en el embarazo, o como adyuvante con otras formas de terapia.


Los tratamientos médicos incluyen vitamina B6,  Doxilamina, antihistamínicos, fenotiazinas, metoclopramida, 5-HT 3 antagonistas, anticolinérgicos, corticosteroides, rehidratación  y nutrición enteral o parenteral.

Artículos relacionados:


Cláusula de exención de responsabilidad

Nota importante:el contenido disponible en esta página es meramente formativo y no sustituye en ningún caso a la opinión de un profesional. Se recomienda acudir a la consulta veterinaria antes de tomar cualquier determinación sobre el estado de salud de su perro. Esta web no es oficial de ninguna marca o producto. Todas las fotografías expuestas pertenecen a sus respectivos dueños y se muestran únicamente con fines informativos. La mayoría de las imágenes proceden de Wikimedia Commons, base de datos de imágenes libres de copyright.