Causas y tratamiento del dolor de espalda en el embarazo

La mitad de las mujeres  tienen dolor de espalda en algún momento durante el embarazo. Un tercio de las mujeres sufren de dolor severo, que reducen su calidad de vida de manera importante. 

Tipos de dolor de espalda en el embarazo
El dolor puede ser lumbar o en la parte posterior de la pelvis.  Son dos patrones diferentes de dolor lumbar durante el embarazo.

El dolor de  pélvico posterior se describe como profundo, punzante, unilateral o bilateral, recurrente o continuo y se localiza entre la cresta ilíaca (hueso de la pelvis lateral)  y el pliegue glúteo, llegando a irradiarse incluso hasta  la rodilla y la pantorrilla.

El dolor de espalda lumbar durante el embarazo es muy similar al dolor lumbar experimentado por las mujeres que no están embarazadas y aparece como un dolor sobre y alrededor de la columna lumbar, por encima del hueso sacro. Este dolor puede o no puede irradiarse a los pies.

El dolor pélvico posterior es aproximadamente cuatro veces más frecuente que el dolor lumbar.


Duración del dolor de espalda en el embarazo

 El dolor de espalda en el embarazo generalmente comienza entre las semanas 20  y 28 de gestación, sin embargo, puede tener un inicio más temprano. La duración varía. Un porcentaje importante de mujeres sigue teniendo síntomas a los 3 meses después del parto y  algunas incluso un año después. 

Factores de riesgo para sufrir dolor de espalda en el embarazo
dolor-espalda-embarazo

El ochenta y cinco por ciento de las mujeres con dolor de espalda en un embarazo anterior desarrollará el dolor de espalda en un embarazo posterior. El número de embarazos previos también parece aumentar el riesgo . No es posible estimar el riesgo, o predecir quién sufrirá de dolor lumbar durante el embarazo.Sin embargo, las mujeres con una historia de dolor lumbar antes del embarazo, son más propensas a sufrir de un dolor más intenso y de mayor duración después del parto. El dolor lumbar durante la menstruación es un factor de riesgo adicional para el dolor de espalda en el embarazo. El peso corporal excesivo puede ser un factor de riesgo para el dolor lumbar durante el embarazo.



Causas del dolor de espalda en el embarazo



Una proporción significativa de mujeres experimenta dolor  durante el primer trimestre del embarazo. En estos últimos casos, los cambios mecánicos todavía no desempeñan ningún papel en la inducción de dolor, por lo que quizás sean más importantes los cambios hormonales. La Relaxina por ejemplo, aumenta diez veces durante el embarazo provocando laxitud ligamentosa, malestar generalizado, dolor de toda la parte posterior, inestabilidad de la pelvis y  falta de alineación de la columna vertebral.  


Se piensa que el dolor de espalda en el embarazo es debido a múltiples factores, que incluyen:

  •  el desplazamiento del centro de gravedad causado por el útero en crecimiento, 
  • el aumento de la laxitud de las articulaciones debido a un aumento de la relaxina, 
  • el estiramiento de los ligamentos (que son estructuras sensibles al dolor), 
  • y los cambios circulatorios. 

Desaparición del dolor de espalda en el embarazo

 El factor más importante entre otros, que agrava el dolor de espalda durante el embarazo es la progresión real de embarazo. La prevalencia del dolor lumbar disminuye rápidamente trimestre tras el parto. Sin embargo, las mujeres con dolor combinado(lumbar y pélvico) o aquellas que tuvieron embarazos anteriores con dolor lumbar muestran el nivel más lento de recuperación.  Aunque el dolor pélvico posterior es más intenso, el dolor lumbar es el que más dura  después del parto. 

Tratamiento del dolor de espalda en el embarazo
La mayoría de las mujeres consideran  el dolor de espalda en el embarazo como una molestia inevitable, normal durante el embarazo. Sólo el 50% de las mujeres que sufren de dolor lumbar relacionado con el embarazo buscan el asesoramiento de su médico y de éstas el 70% de ellas reciben algún tipo de tratamiento. 
Algunas de las opciones de tratamiento son la fisioterapia, los cinturones de estabilización, la estimulación del nervio, el tratamiento farmacológico, la acupuntura, el masaje, la relajación y yoga.. Hay estudios que demuestran que las inyecciones de agua estéril intradérmica inducen un efecto analgésico significativo, con una duración de 10 minutos y hasta 2 horas post administración.
La acupuntura parece aliviar el dolor de espalda en el embarazo, aumenta la capacidad de algunas actividades físicas y ayuda a disminuir la necesidad de medicamentos, lo cual es una gran ventaja en este período. 
Durante los episodios agudos de dolor de espalda en el embarazo,  acostarse en la cama puede ser útil así como el uso de almohadas para apoyar las piernas. También son útiles la aplicación de calor y hielo, el paracetamol, o los masajes.

Prevención del dolor de espalda en el embarazo
Aunque es bastante difícil de evitar el dolor lumbar, es muy importante informar a las futuras madres, especialmente a las de alto riesgo sobre los síntomas que pueden sufrir  y animarlas a seguir algún método para reducir la posibilidad de padecer dolor lumbar en el embarazo. Las mujeres embarazadas deben ser educadas sobre cómo se puede mantener una postura correcta, al realizar las actividades cotidianas, de modo que su espalda no esté ni sobrecargada ni mal alineada. Se pueden realizar fácilmente ejercicios aeróbicos o fisioterapia, preferiblemente antes del embarazo. Se ha demostrado que un programa de entrenamiento de de doce semanas durante el embarazo es eficaz en la prevención del dolor de espalda en el embarazo.  También es muy importante que las mujeres aprendan a levantar pesos sin hacer hincapié en la espalda, un hábito que puede  ser muy útil durante todo el embarazo. Se deben  usar asientos cojines y camas adecuados. Se deben conocer las técnicas para entrar y salir de la cama, de modo que el cuerpo mantenga en una posición correcta.

Artículos relacionados:


Cláusula de exención de responsabilidad

Nota importante:el contenido disponible en esta página es meramente formativo y no sustituye en ningún caso a la opinión de un profesional. Se recomienda acudir a la consulta veterinaria antes de tomar cualquier determinación sobre el estado de salud de su perro. Esta web no es oficial de ninguna marca o producto. Todas las fotografías expuestas pertenecen a sus respectivos dueños y se muestran únicamente con fines informativos. La mayoría de las imágenes proceden de Wikimedia Commons, base de datos de imágenes libres de copyright.