¿Embarazada con gatos? No te preocupes y lee esto

La creencia popular es que los gatos (y sólo los gatos) transmiten la toxoplasmosis. Por tanto, se recomienda a toda embarazada evitar el contacto con gatos. 



Frente a la creencia popular está la ciencia y los últimos estudios indican que los gatos no son los principales culpables directos de la infestación por Toxoplasma en mujeres embarazadas. Los gatos son el origen de todo ya que eliminan una enorme cantidad de quistes por sus heces pero lo hacen durante poco tiempo: sólo dos semanas en toda su vida. Por tanto el riesgo de infestarse por el contacto con el gato es menos probable en el tiempo. 


Cuando salen del gato, los quistes de Toxoplasma pueden aparecer casi en cualquier sitio. Aquí es donde está el gran riesgo. 
Toxoplasmosis-embarazo
El ciclo de infección de Toxoplasma. La mujer se puede infectar por la carne infectada (lo más frecuente) o por cualquier otra cosa que haya tenido contacto con los ooquistes (incluido su origen que es el gato).

Además de la especie humana, otros animales pueden ingerirlos e infestarse. El parásito pasará a sus músculos y la embarazada podrá ingerirlos al comer su carne. Aquí es donde está el mayor de los riesgos. De hecho, los factores de riesgo que predicen con mayor fuerza la toxoplasmosis en las mujeres embarazadas son diferentes al contacto con el gato: comer carne poco cocinada de cordero, vacuno u otras, el contacto con el suelo y los viajes a países subdesarrollados (BMJ. 2000 15 de julio; 321 (7254): 142-147.).

Prohibido comer carne poco hecha o embutidos



El consumo de productos de cerdo curados está fuertemente relacionado con la infección. Se acabó el jamón y otros embutidos hasta dentro de 9 meses. Las carnes de cordero y vacuno son peligrosas si están poco hechas. Al contrario, la carne de pollo sería la menos perjudicial.



El riesgo de que la carne esté infectada también depende de la edad del animal (peor cuanto más viejo), el tiempo que pasa el animal al aire libre (peor cuanto más artesana o ecológica sea la producción), el nivel de higiene de la granja y la parte del animal que se come. Corazón, diafragma y lengua pueden tener una mayor densidad de quistes que el músculo de las piernas o los lomos. 


Mucho ojo con los cuchillos 



El riesgo de infección por Toxoplasma puede ser dos veces mayor cuando las mujeres embarazadas usan cuchillos y tablas de cortar sin lavar después de cortar carne cruda. Los malos hábitos de lavado de manos y la higiene inadecuada de los utensilios de cocina después del contacto con la carne cruda pueden resultar en la ingestión de quistes presentes en los alimentos contaminados. Una manera eficaz de evitar la infección es lavar los cuchillos y tablas de cortar después de cortar carne o utilizar diferentes cuchillos para cortar la carne y otros tipos de alimentos 



Siempre leche pasteurizada


Existe una asociación significativa entre el consumo de leche cruda y la infección


El consumo de leche cruda no pasteurizada no parece ser un hábito dietético común, ya que la mayoría de la población urbana consume leche pasteurizada. Sin embargo, el consumo de leche cruda en las zonas rurales es común.



La carne congelada es segura



La congelación mata los quistes de Toxoplasma gondii. Sin embargo, los métodos de curado pueden no matar a todos los quistes tisulares.

Olvídate de hacer de jardinera




El contacto con el suelo o las verduras o frutas contaminadas con tierra son un factor de riesgo claro para la infección por toxoplasma durante el embarazo. Las labores de jardinería son uno de los factores de riesgo significativos. Esto podría explicarse debido al hecho de que los ooquistes procedentes de los gatos podrían contaminar el suelo de la tierra y  pueden durar más allá de 1 año. Por lo tanto, es muy importante evitar cualquier material o los alimentos que entran en estrecho contacto con el suelo.


Los ooquistes en suelo no siempre se quedan ahí. Moscas, cucarachas, escarabajos o lombrices de tierra pueden propagar mecánicamente estos ooquistes e incluso llevarlos a los alimentos en los huertos.

¿Y qué pasa con el gato?


El gato es el gran origen, pero es poco probable que esté eliminando quistes en ese preciso instante, sobre todo si es un gato casero. Solo un 1% de los gatos excretan ooquistes en un momento dado. 


Diferentes estudios muestran que la presencia de animales domésticos en casa no se asocia con la seropositividad de las mujeres embarazadas, a pesar de la teoría dice que los gatos pueden dispersar ooquistes en el medio ambiente y que los perros pueden llevar a la forma infectiva del parásito adherido a su piel y por lo tanto pueden también estar involucrados en la transmisión mecánica del parásito.



¿Por qué no hay una asociación clara entre presencia del animal e infección? Por que los gatos infestados excretan ooquistes (hasta 10 millones de ooquistes por día ) durante sólo dos semanas, la primera vez adquieren la infección. Los ooquistes se vuelven infecciosos de uno a cinco días después de la excreción, se propagan por el agua de la superficie, y pueden sobrevivir durante más de un año en el medio ambiente. Por eso, ponerse en contacto con el suelo y el agua resulta mucho más peligroso que el contacto directo con los gatos. El gato es la fuente de infección, pero los quistes permanecen en él sólo dos semanas, mientras que duran hasta un año en la tierra, verduras o frutas contaminadas.


Del contacto con los gatos, la limpieza de los excrementos de gato aumenta notablemente la posibilidad de Toxoplasma transmisión si no se hace con la suficiente precaución. 




La infección congénita puede ocurrir en gatos y gatitos infectados congénitamente puede excretar ooquistes, proporcionando otra fuente de ooquistes de contaminación.



Las tasas de infección en los gatos reflejan la tasa de infección en las poblaciones de aves y roedores locales porque los gatos se infestan por el consumo de estos animales. Difícil en un gato casero ¿no?


¿Qué consecuencias tiene la toxoplasmosis en el embarazo?



Toxoplasma gondii es el agente etiológico de la toxoplasmosis; después de infectar las mujeres embarazadas, puede llegar a la placenta a través de la sangre y puede infectar al feto, causando la toxoplasmosis congénita. Puede causar la muerte del embrión / feto o secuelas tardías en los recien nacidos sobrevivientes.



En Europa, la toxoplasmosis congénita afecta a entre 1 y 10 de cada 10 000 recién nacidos, de los cuales entre el 1% y 2% desarrollan problemas de aprendizaje o mueren y entre un 4% a un 27% desarrollan lesiones retinocoroidales que conducen a un deterioro permanente de la visión unilateral. 

Medidas preventivas de la toxoplasmosis en embarazadas


La prevención de la toxoplasmosis congénita depende de la evitación de la infección durante el embarazo. La toxoplasmosis es en esencia y por frecuencia, una enfermedad transmitida por los alimentos. 

El mensaje para las mujeres embarazadas es evitar comer carne que no ha sido bien cocinada. Asegurarse que todas las frutas y verduras se lavan a fondo y evitar el contacto con el suelo. Trabajar con animales, o beber leche sin pasteurizar pueden ser medidas justificadas, pero el énfasis debe ponerse en la disminución del consumo de carne poco hecha o de embutidos.

Para prevenir la infección de los seres humanos por T. gondii, las manos de las personas que manipulan carne deben lavarse bien con agua y jabón antes de que comiencen otras tareas. Todas las tablas de cortar, cuchillos y otros materiales en contacto con carne cruda deben lavarse con agua y jabón. El lavado es eficaz porque los quistes de  T. gondii de la carne son eliminados por contacto con el agua con jabón.

El calentamiento de la carne a más de 67 ° C  o el enfriamiento a -13 ° C, durante un tiempo prolongado, destruye al parásito. La carne de cualquier animal debe ser cocinada a más 67 ° C antes de su consumo, y se debe evitar la degustación de la carne mientras se cocina.


Las mujeres embarazadas, deben evitar el contacto con gatos en la medida de lo posible. Los gatos deben ser alimentados solamente con comida seca, enlatada, o alimentos cocinados. La caja de arena para gatos se debe vaciar cada día, una tarea  que no deben realizar bajo ninguna circunstancia las mujeres embarazadas. Se deben usar guantes en los trabajos de jardinería. Las verduras deben lavarse cuidadosamente antes de comer, ya que pueden haber sido contaminadas con heces de gato. 


Referencias

Da Silva, Marcos Gontijo et al . Epidemiological factors associated with seropositivity for toxoplasmosis in pregnant women from Gurupi, State of Tocantins, Brazil. Rev. Soc. Bras. Med. Trop., Uberaba , v. 47, n. 4, p. 469-475, Aug. 2014

A J C Cook. Sources of toxoplasma infection in pregnant women: European multicentre case-control study. BMJ. 2000 Jul 15; 321(7254): 142–147.


Guo-Jie Brandon-Mong, et al. Seroepidemiology of Toxoplasmosis among People Having Close Contact with Animals. Front Immunol. 2015; 6: 143.

Hilla and Dubey. Toxoplasma gondii: transmission, diagnosis and prevention. Clinical Microbiology and Infection. Volume 8, Issue 10, October 2002, Pages 634–640



Artículos relacionados:


Cláusula de exención de responsabilidad

Nota importante:el contenido disponible en esta página es meramente formativo y no sustituye en ningún caso a la opinión de un profesional. Se recomienda acudir a la consulta veterinaria antes de tomar cualquier determinación sobre el estado de salud de su perro. Esta web no es oficial de ninguna marca o producto. Todas las fotografías expuestas pertenecen a sus respectivos dueños y se muestran únicamente con fines informativos. La mayoría de las imágenes proceden de Wikimedia Commons, base de datos de imágenes libres de copyright.