¿Café durante el embarazo?

Según un estudio sueco publicado en la American Journal of Epidemiology de este año, el consumo moderado de café durante el embarazo no afecta ni el peso del recién nacido ni la duración del embarazo.



El trabajo del Dr. Cnattingius y colaboradores desarrollaron entre 1996 y 1998 un amplio estudio en el que se reclutó cerca de 900 mujeres suecas embarazadas que tenían un alto consumo de cafeína. A estas mujeres se les hizo una entrevista en el primer y tercer trimestre donde se les preguntó sobre la ingesta de cafeína antes y durante el embarazo. Se consignó el consumo de café, té, chocolate, bebidas cola y cualquier medicación que contuviera cafeína. Se tomaron en cuenta los antecedentes personales de enfermedades crónicas, los hábitos alimenticios, los horarios de trabajo, el nivel de educación, la edad, el peso, la altura, la ingesta de alcohol y de cigarrillo. Al revisar el peso de los recién nacidos y la edad gestacional al momento del parto, se determinó que la cafeína no tenía un efecto en estos resultados tanto cuando se relacionaba al consumo total de cafeína como cuando se tomaba cada trimestre por separado. Se encontró una asociación entre bajo peso al nacer y el cigarrillo pero fumar no afectó la duración del embarazo según este reporte de marzo del American Journal of Epidemiology. A pesar de que las mujeres que fumaban tenían un mayor consumo de café, se estableció que el cigarrillo fue el que afectó el peso del recién nacido y no la cafeína. 

Otros factores que tuvieron un gran impacto sobre el crecimiento fetal incluyen el antecedente de un bajo peso en un embarazo anterior, las náuseas y la fatiga durante el embarazo y el número de horas de trabajo de la madre. A pesar de la falta de conexión entre el bajo peso al nacer y el consumo de cafeína, la embarazada tiene que tener otras consideraciones en cuenta al decidir si consume café, té o chocolate. En otro trabajo de Cnattingius del departamento de epidemiología médica del Karolinska Institute en Estocolmo, Suecia, se encontró una asociación entre el consumo de cafeína y el riesgo de aborto espontáneo. De todas maneras, con este dato, no se puede establecer que la cafeína juegue un rol significativo en la inducción de un aborto espontáneo. Si unimos la información de ambos trabajos, podríamos decir que se sugiere evitar el alto consumo de cafeína en el primer trimestre por el riesgo de aborto mientras que la ingesta de cafeína en cantidades moderadas no afectaría el peso del recién nacido ni la duración del embarazo.

cafe-embarazo

En la revista British Medical Journal,  un estudio de  Bech y colaboradores también muestra que los bebés nacidos de madres que beben cantidades moderadas de café no pesan menos de aquellos cuya bebida era café descafeinado en la segunda mitad del embarazo.

La cafeína atraviesa la placenta fácilmente, y la velocidad con la que se metaboliza disminuye durante el embarazo. La exposición a cantidades grandes de cafeína daña sin duda al feto (se ha demostrado en ratas) , pero sólo cuando la cantidad es 10 veces mayor que la que cualquier ser humano jamás podrá ingerir. 


Un artículo ampliamente citado en la revista The Lancet en 1988 sugirió que "las mujeres que consumían más que el equivalente de una taza de café al día tenían la mitad de probabilidades de quedar embarazadas por ciclo con respecto a las mujeres que bebían menos."  Sin embargo, los nueve trabajos científicos que desde entonces han estudiado este factor han encontrado poca evidencia para apoyar esta conclusión, ya que se tuvieron en cuenta otros factores como la edad materna, el tabaquismo y el número de partos anteriores.


El aborto involuntario temprano es sin duda más común en las mujeres que beben grandes cantidades de café en el embarazo temprano. Sin embargo, no sabemos que viene antes, si el huevo o la gallina. No sabemos si un alto consumo de café pone al feto en riesgo, o si el consumo el mayor aumento de café es simplemente un marcador para un embarazo que ya está condenado , debido a que, al contrario, un aumento de la aversión al café es, junto con las náuseas y vómitos, una característica temprana de un embarazo saludable.  El informe científico  sugiere que un alto consumo de cafeína prenatal puede ser imprudente, pero el resultado es poco evidente.


El consumo de cafeína no hace más probable tener un parto prematuro   y el único trabajo científico que vincula   el consumo de café  a finales de embarazo y muerte súbita no ha podido ser replicado. 

Sin embargo, un artículo en el British Medical Journal en 2003 reportó un aumento de porcentaje de muerte fetal en la segunda mitad del embarazo en las mujeres danesas que dijeron  que bebían ocho o más tazas de café al día. Así también lo hizo un estudio posterior en el que las mujeres dijeron que bebían cuatro o más tazas al día. Un estudio reciente en Uruguay tuvo resultados similares.

En un estudio del 2010, se determinó que hubo un pequeño efecto de la ingesta de cafeína en la semana 17 de gestación en la falta de atención / hiperactividad en bebés de 18 meses. Sorprendentemente , el efecto se dió en las bebidas con cafeína pero no en el té o café.


El problema es que es difícil de estandarizar lo que es una taza de café, porque el tamaño de la taza y la forma en que se prepara la bebida varían mucho. El contenido de cafeína de diferentes marcas de té y café también varía, y estas bebidas no son las únicas fuentes dietéticas importantes de cafeína. Además, la velocidad con la que la cafeína se metaboliza también varía mucho: se produce más rápidamente en los fumadores y se ve afectada por una serie de características genéticas.

Referencias

American Journal of Epidemiology 2002;155:429-435.
Edmund Hey. Coffee and pregnancy. BMJ. 2007 Feb 24; 334(7590): 377.
Bekkhus et al. Intrauterine exposure to caffeine and inattention/overactivity in children.Acta Paediatrica, 2010.

Artículos relacionados:

Cláusula de exención de responsabilidad

Nota importante:el contenido disponible en esta página es meramente formativo y no sustituye en ningún caso a la opinión de un profesional. Se recomienda acudir a la consulta veterinaria antes de tomar cualquier determinación sobre el estado de salud de su perro. Esta web no es oficial de ninguna marca o producto. Todas las fotografías expuestas pertenecen a sus respectivos dueños y se muestran únicamente con fines informativos. La mayoría de las imágenes proceden de Wikimedia Commons, base de datos de imágenes libres de copyright.