¿PUEDEN LOS HOMBRES QUEDAR EMBARAZADOS?



La idea de que los hombres podrían quedar embarazados es poco menos que una especulación.

La posibilidad biológica del  embarazo masculino se basa en el hecho de que un pequeño porcentaje de los  embarazos extrauterinos en mujeres son viables. Los  embarazos extrauterinos ocurren cuando un embrión se implanta fuera del útero, generalmente en las trompas de Falopio, pero también ocasionalmente en otros tejidos.  Si se dejasen continuar, este tipo de  embarazos,  darían lugar a hemorragias u otras complicaciones, y a la muerte de la madre. Sin embargo, cuando estos no son detectados, un pequeño porcentaje de estos  embarazos no dan complicaciones graves y terminan en el nacimiento del bebé, eso si, siempre por cesárea.  

HOMBRE-EMBARAZADOCabe destacar que,  el embrión (blastocisto) en desarrollo parece tener la capacidad de generar una placenta para apoyarlo siempre que pueda conectarse a cualquier tejido rico en vasos sanguíneos. Parece probable que la administración de hormonas femeninas es necesaria con el fin de fomentar la implantación y el seguimiento de la gestación. El  desarrollo de las tecnologías de cuidados intensivos neonatales hace que este sostenimiento de la gestación sólo sería necesario hasta aproximadamente 28 semanas de gestación. 



Otra tecnología que podría hacer posible  embarazo masculino y que evitaría algunas de las dificultades descritas, son los trasplantes uterinos. Los cirujanos ya han conseguido trasplantes de útero seguidos de  embarazo en  modelos animales. No parece que haya obstáculos, en principio, para trasplantar un útero en un hombre, aunque es menos claro si el cuerpo del hombre tendrá los recursos hormonales y fisiológicos necesarios para permitir que un  embarazo llegue a término.

Es preciso señalar, sin embargo, que existen obstáculos médicos y éticos significativos.   La gran mayoría de los  embarazos extrauterinos de origen natural   no son viables y constituyen un grave riesgo para la salud de la madre. A menos que se pudiera demostrar que una determinada técnica para inducir la implantación extrauterina en los hombres, evitara estos riesgos, no sería ético tratar de producir un  embarazo masculino. 

También hay importantes obstáculos asociados con la curación de las heridas producidas en toda la zona de implantación, después de la eliminación de la masa de la placenta tras el parto.
 A las mujeres normalmente se les permite iniciar y seguir  embarazos, incluso cuando existen riesgos significativos para su salud, siempre y cuando proporcionen un consentimiento autónomo para hacerlo. Se reconoce que la reproducción es un objetivo de suficiente valor como para hacer razonable correr algunos riesgos para lograrlo. El nivel de riesgo en el  embarazo masculino debería por tanto ser reducido al nivel en el que los profesionales se sentirían inclinados a respetar el consentimiento autónomo del hombre de la misma manera en que lo hacen con la mujer en algunos  embarazos de alto riesgo.

 Hay, sin embargo, otro límite ético importante: el de bienestar del niño que se gestaría de esta manera inusual. Una de las funciones que el útero juega en el  embarazo ordinario es proteger el desarrollo feto de lesiones por impacto o que se dañe por compresión contra otros órganos corporales durante el curso del  embarazo. Un niño gestado en un  embarazo abdominal estaría exento de tal protección y, por tanto sujeto a un mayor riesgo de lesiones que quizá provocarían deformidades al nacer. Si estos riesgos son demasiado altos, entonces no sería ético continuar con los  embarazos masculinos. 

Está surgiendo un consenso en la literatura bioética según el cual sólo es absolutamente antiético traer a niños al mundo si se sabe que estos van a tener  pocas probabilidades de tener "una vida que vale la pena vivir ", o que es probable que sientan" que habría sido mejor si que no hubiesen nacido"  Parece poco probable que este fuese el caso de los niños nacidos de un  embarazo masculino.  

Por supuesto, puede ser que se demuestra que es imposible desarrollar cualquiera de estos procedimientos hasta el punto de que sean seguros y suficientemente efectivos como para que sea ético realizarlos, en cuyo caso la idea de  embarazo masculino sólo pueden ser de interés teórico.  

Cláusula de exención de responsabilidad

Nota importante:el contenido disponible en esta página es meramente formativo y no sustituye en ningún caso a la opinión de un profesional. Se recomienda acudir a la consulta veterinaria antes de tomar cualquier determinación sobre el estado de salud de su perro. Esta web no es oficial de ninguna marca o producto. Todas las fotografías expuestas pertenecen a sus respectivos dueños y se muestran únicamente con fines informativos. La mayoría de las imágenes proceden de Wikimedia Commons, base de datos de imágenes libres de copyright.