¿Puede el ordenador afectar a la función testicular?

Se ha estimado que un 15-20% de las parejas que tratan de lograr el embarazo son incapaces de concebir. El factor masculino es la principal causa única en más de la mitad de estos casos de infertilidad. De hecho, la disminución progresiva de la producción de espermatozoides en los hombres se ha convertido en una preocupación cada vez mayor para los especialistas. Varios factores han sido implicados como posibles causas del deterioro de la función reproductiva masculina, incluidos los disruptores endocrinos, los cambios en el estilo de vida y la exposición al calor.

La función testicular es dependiente de la temperatura y requiere una temperatura de 2-4 ° C por debajo de la temperatura corporal. La temperatura testicular elevada es el mecanismo que produce subfertilidad en hombres con varicocele (varices testiculares) o criptorquidia (testículos dentro del abdomen).

Hay otros muchos factores que pueden elevar la temperatura a nivel local (laptops, ordenadores portátiles, traumatismos, etc) o bien a nivel general (fiebre, saunas o altas temperaturas ambientales, slips ajustados, posición de trabajo sedentario, la conducción de automóviles prolongada.

El uso de ordenadores portátiles eleva la temperatura de los testículos entre 2,5 y 3ºC.  La concentración de espermatozoides disminuye en un 40% por cada 1 ° C de incremento de la temperatura media diurna escrotal. Los estudios al respecto muestran que el efecto es reversible, siempre y cuando desaparezca la causa. El problema es que el uso del ordenador portátil se prolonga durante años. Los hombres expuestos a altas temperaturas durante 5-7 años desarrollan oligoastenoteratospermia (pocos espermatozoides lentos y/o muertos), mientras que los expuestos durante 12-15 años desarrollan azoospermia (ausencia total de espermatozoides).


Otros artículos relacionados:

Cláusula de exención de responsabilidad

Nota importante:el contenido disponible en esta página es meramente formativo y no sustituye en ningún caso a la opinión de un profesional. Se recomienda acudir a la consulta veterinaria antes de tomar cualquier determinación sobre el estado de salud de su perro. Esta web no es oficial de ninguna marca o producto. Todas las fotografías expuestas pertenecen a sus respectivos dueños y se muestran únicamente con fines informativos. La mayoría de las imágenes proceden de Wikimedia Commons, base de datos de imágenes libres de copyright.