La clamidia y sus riesgos

La clamidia es una enfermedad de transmisión sexual particularmente peligrosa ya que el 75% de las mujeres y el 25% de los hombres no tienen ningún síntoma. 



La mayoría de la gente ni siquiera sabe cuando se infecta y esto es grave porque la clamidia no tratada  amenaza con causar infertilidad, enfermedad pélvica inflamatoria (40% de los casos), una infección grave de las trompas de Falopio de la mujer, que también pueden dañar los ovarios y el útero, causar cicatrices y daño permanente a los órganos pélvicos. Más de una de cada doce mujeres se quedan infértiles después de un primer episodio de enfermedad pélvica inflamatoria, una de cada cinco son infértiles después de un segundo episodio, y el 40% se quedan estériles después de tres o más episodios de enfermedad inflamatoria pélvica.
clamidias-infertilidad
La enfermedad pélvica inflamatoria  provoca fiebre y dolor pélvico severo. El tratamiento a menudo requiere hospitalización y en algunos casos, produce la muerte.
Orificio oviductal izquierdo visto desde el útero
La enfermedad pélvica inflamatoria se produce cuando la bacteria Clamidia trachomatis va desde el cuello del útero (donde entra durante el acto sexual) al útero y las trompas de Falopio. 


La infección y posterior cicatrización bloquea por completo las trompas, impidiendo la fertilización. Estas mujeres no pueden ser capaces de tener hijos, a menos que el problema se pueda corregir con cirugía, lo cual es poco frecuente y caro. Incluso si las trompas de Falopio no están completamente bloqueadas, la cicatrización puede dejar pasar a los espermatozoides hacia el ovocito, pero éste, que es mucho más grande, una vez convertido en embrión tras la fertilización, no puede bajar al útero. Por tanto, la icatrización de las trompas aumenta la probabilidad de un embarazo ectópico (embarazo tubárico). El embrión bloqueado en la trompa  se implanta en ella.

Los síntomas de la clamidia, cuando ocurren, generalmente aparecen entre una y tres semanas de exposición. En las mujeres, los signos pueden incluir flujo vaginal inusual o sangrado, ardor al orinar o dolor abdominal bajo. Los hombres pueden tener dolor al orinar, o pueden notar una sensación de ardor y picazón o secreción del pene e hinchazón en los testículos. Lo normal es no notar nada.

Debido a esto, los expertos recomiendan la revisión regular y generalizada para detectar la enfermedad. Se toma una muestra de hisopo de las secreciones genitales, se tiñe con la tinción de Papanicolau y se observa al microscopio para identificar la bacteria. También hay disponibles técnicas moleculares (PCR).


Otros artículos relacionados:


Cláusula de exención de responsabilidad

Nota importante:el contenido disponible en esta página es meramente formativo y no sustituye en ningún caso a la opinión de un profesional. Se recomienda acudir a la consulta veterinaria antes de tomar cualquier determinación sobre el estado de salud de su perro. Esta web no es oficial de ninguna marca o producto. Todas las fotografías expuestas pertenecen a sus respectivos dueños y se muestran únicamente con fines informativos. La mayoría de las imágenes proceden de Wikimedia Commons, base de datos de imágenes libres de copyright.