Lo que debes saber sobre cirrosis y embarazo

El embarazo es un evento raro en mujeres con cirrosis. La incidencia exacta se desconoce, pero ha sido tradicionalmente baja por 2 razones. En primer lugar, la enfermedad hepática avanzada no suele ocurrir hasta mucho después de que la mayoría de las mujeres han completado sus años reproductivos, con sólo 45 casos de cirrosis cada 100.000 mujeres en edad reproductiva. En segundo lugar, los resultados de la cirrosis son alteraciones metabólicas y hormonales que conducen a la anovulación y amenorrea (ausencia de menstruación). 

Sin embargo, las mejoras en el tratamiento de la enfermedad hepática crónica de los últimos años, se han traducido en mayores tasas de concepción y parto.


En la cirrosis, la complicación mayor producida por el embarazo, la da el aumento de la hipertensión de la vena porta,  manifestado por la aparición de varices esofágicas y un aumento del flujo venoso en el utero gestante. En esta situación,  el riesgo de hemorragia  u otra complicación es realmente importante.


La hemorragia por sangrado de várices de esófago se ha reportado en 18% a 32% de las mujeres embarazadas con cirrosis . Ocurre durante el segundo y tercer trimestre cuando el volumen de la sangre materna se expande al máximo y el feto grande provoca aumento de la compresión de la vena cava inferior y mayor presión sobre las varices.
Al igual que en mujeres no embarazadas con cirrosis, la ligadura vía endoscópica sigue siendo el pilar del tratamiento para los episodios agudos de hemorragia. 


La endoscopia superior, en general, parece ser segura durante el embarazo, siendo el principal riesgo la hipoxia fetal por la administración de medicamentos sedantes o por el posicionamiento de la madre durante la intervención. No hay casos de parto prematuro o malformaciones fetales en pacientes que han sido sometidas a endoscopia durante el embarazo. 


En las mujeres con alto riesgo de sangrado, puede administrarse medicamentos de manera preventiva como el propranolol y el nadolol. Pueden producir retraso del crecimiento fetal, hipoglucemia neonatal y bradicardia neonatal, pero los beneficios sobre la madre superar a estos riesgos.



Cláusula de exención de responsabilidad

Nota importante:el contenido disponible en esta página es meramente formativo y no sustituye en ningún caso a la opinión de un profesional. Se recomienda acudir a la consulta veterinaria antes de tomar cualquier determinación sobre el estado de salud de su perro. Esta web no es oficial de ninguna marca o producto. Todas las fotografías expuestas pertenecen a sus respectivos dueños y se muestran únicamente con fines informativos. La mayoría de las imágenes proceden de Wikimedia Commons, base de datos de imágenes libres de copyright.