Cambios del cuerpo en el embarazo

¿Qué es normal y qué no lo es en el embarazo?
Durante la gestación, tu cuerpo va experimentando cambios continuos y drásticos, por lo que es perfectamente normal que tengas dudas sobre lo que es lógico esperar y lo que debe ser motivo de preocupación. Nuestra guía práctica te despeja esas incógnitas.

Tu organismo debe hacer frente a ciertos cambios realmente asombrosos durante el embarazo. Algunos ya te los esperabas – estrías, senos voluminosos, tobillos hinchados -, pero otros pueden pillarte por sorpresa. Pero, ¿cómo estar segura de que, por ejemplo, la línea oscura que de repente ha aparecido bajo tu ombligo es normal? (Por cierto, sí lo es)


“Es importante entender los cambios que tu cuerpo va a experimentar”, explica Pat Gould, del Real Colegio Británico de Comadronas, “pero si insistes en preocuparte hasta por el más mínimo detalle sólo conseguirás cometerte a un estrés innecesario, precisamente cuando lo que tienes que hacer es estar tranquila y en forma, para dar a luz a un bebé sano. De todos modos, si algo te angustia, no dudes en consultar con tu comadrona o ginecólogo.”


Hemos elaborado una guía práctica en la que te explicamos todos los cambios que se te avecinan y qué signos puedes interpretar como preocupantes, para tu completa tranquilidad.





Tus senos


ES NORMAL…que los notes más voluminosos desde el primer trimestre, debido a la elevación de los niveles hormonales de estrógenos y progesterona. “Los conductos de la leche se están empezando a formar, de modo que es normal que puedas notar como unos abultamientos blandos”, comenta Pat. “También es posible que tus pechos empiecen a gotear calostro (la primera leche que probará tu hijo), a partir de la semana 18. Es un signo de que todo marcha bien. La piel del pezón y la aréola se oscurecerán (eso también es normal).


CONSULTA A TU MÉDICO SI…tus senos están hinchados y enrojecidos, o si algún bulto te preocupa. “Es posible desarrollar mastitis si algún conducto de la leche queda bloqueado, así que si tienes los pezones irritados y rojos, consulta a tu comadrona o ginecólogo” recomienda Pat.


Tu espalda


ES NORMAL…que la espalda te duela. “Tres de cada cuatro embarazadas tienen dolor de espalda”, señala Anne Deans, ginecóloga y obstetra del Frimley Park Hospital (Reino Unido). “Se debe a los cambios en la postura corporal, a la fatiga muscular y a las hormonas, que provocan una relajación del tejido conetivo. Los síntomas pueden aparecer antes de que tu vientre empiece a engordar y durar todo el embarazo.


CONSULTA A TU MÉDICO SI…el dolor resulta insoportable o persistente, por si necesitas un tratamiento específico.

Tus manos


ES NORMAL…experimentar sensación de hormigueo, como si te estuvieran pinchando con agujas, en la palma de las manos, sobretodo en el centro. La sensación suele agudizarse por la noche.


CONSULTA A TU MÉDICO SI…el hormigueo te molesta sin tregua, aunque no se trata de nada grave. “Es el síndorme del túnel carpiano y aparece porque los tres nervios quedan atrapados, hacia el medio, debido a la hinchazón o al incremento de peso”, explica Anne. “Suele aliviarse con la colocación de una férula y normalmente desaparece después del embarazo”.


Tu cabeza


ES NORMAL…sufrir más dolores de cabeza de lo habitual, sobre todo al inicio del embarazo. “Las náuseas y la sensación de malestar general pueden inducir bajadas de los niveles de glucosa en sangre, lo que, combinado con los cambios hormonales, puede dar lugar a las cefaleas”, comenta Anne.


CONSULTA A TU MÉDICO SI…los dolores de cabeza son persistentes, duran dos o tres días, o si experimentas problemas de visión o vómitos, acompañados de hinchazón súbita de la cara, las manos o los pies. “Estos pueden ser signos de preclampsia, una forma grave de hipertensión típica del embarazo, por lo que es imprescindible que en estos casos consultes a tu ginecólogo o comadrona” aconseja Maureen Royds-Jones, matrona del equipo de M&B.


Tu boca


ES NORMAL…tener las encías sensibles. “Las encías pueden estar inflamadas debido a los cambios en los niveles de estrógenos y progesterona”, explica Anne. “Al cepillarte los dientes es normal que sangren”.


CONSULTA A TU MÉDICO SI…tienes dolor, porque a lo mejor se debe a un problema dental que no tiene nada que ver con el embarazo. Es aconsejable hacerse una revisión dental completa.


Tu vagina


ES NORMAL…que aumente el flujo vaginal. Algunas mujeres incluso tienen sangrados. “Una de cada diez mujeres sangra antes de que se cumplan las primeras doce semanas.”, apunta Anne. “Para la mayoría, el sangrado no implica que algo vaya mal”.


CONSULTA A TU MÉDICO SI…empiezas a sangrar pasada la semana 16. “Si te han diagnosticado placenta previa, puede que sangres por ese motivo”, comenta Maureen. “De todos modos, si bien es cierto que algunas mujeres sangran sin razón aparente, cuando la gestación está avanzada es mejor investigar lo que pasa”. Si el flujo es desagradable por su olor o color, puede que tengas una infección (por ejemplo cándidas). “Se pueden producir por el cambio en la acidez de la vagina durante el embarazo y tienen fácil tratamiento”, asegura Pat.


Tu trasero


ES NORMAL…desarrollar hemorroides o sufrir estreñimiento. “Se deben, en parte, a la elevación de los niveles hormonales (que hacen que tu intestino se vuelva perezoso), al aumento de peso y al aumento del volumen sanguíneo que circula por todo tu cuerpo. Permanecer mucho rato haciendo fuerza sobre la taza del inodoro puede hacer que tus hemorroides empeoren”, advierte Pat.


CONSULTA A TU MÉDICO…si te duelen mucho o sangran. “Las matronas vemos este problema cada día, de modo que no te dé vergüenza consultarnos”, anima Pat. Tal vez sea un signo de que debes descansar un poco más. Mantener una buena hidratación bebiendo mucho agua y seguir una dieta sana te ayudará a aliviar el estreñimiento.


Tu piel


ES NORMAL…que te salgan manchas oscuras en la piel, que se llaman hiperpigmentaciones. “Se deben a los elevados niveles de estrógenos, progesterona y de la hormona estimulante de los melanocitos (HEM), que produce más melanina”, explica Anne. “Por eso, algunas áreas que ya eran de por sí más oscuras – pensemos en los pezones, la piel de los genitales, las axilas o las ingles -, en el embarazo se oscurecen aún más.

Algunas mujeres también desarrollan una línea oscura que va desde el ombligo hasta la parte superior del estómago y se denomina línea nigra y es totalmente normal.


Asimismo, es normal que aparezcan estrías en el vientre, los senos y el trasero. “Se deben a la rápida expansión de esas áreas corporales y al debilitamiento y la ruptura de las fibras de colágeno y elastina. Al principio, las estrías tienen un aspecto rojizo o violáceo y con el tiempo se van decolorando hasta cobrar un tono casi blanco”, señala Anne.


Las erupciones son también habituales durante la gestación. “La más frecuente es la erupción polimórfica”, dice Anne. “Se trata, simplemente, de un sarpullido rojizo, que causa mucho picor y se debe a las hormonas del embarazo. Se trata fácilmente con cremas formuladas con corticoides suaves”.

A medida que tu barriga va creciendo, tu piel estará más seca y notarás más picor. Esto es completamente normal. Puedes aliviar las molestias dándote masajes frecuentes con cremas hidratantes.


CONSULTA A TU MÉDICO SI…notas un picor insoportable en las palmas de las manos y en las plantas de los pies, sobre todo durante la noche, cuando aparentemente no tienes ninguna erupción. Puede tratarse de un indicio de colestasis obstétrica (CO), un problema hepático grave en el que ciertas sustancias de la bilis con liberadas al torrente sanguíneo en lugar de a la vesícula biliar”, explica Anne. “Será necesario hacerte una analítica sanguínea para comprobar el funcionamiento de tu hígado”.


Tu pelvis


ES NORMAL…sufrir espasmos (calambres) dolorosos a medida que tu útero se expande, albergando a tu bebé.


CONSULTA A TU MÉDICO SI…los dolores son tan insoportables que no puedes ni moverte, sobre todo cuando el embarazo está avanzado. “Puede deberse a una diástasis de la sínfisis pubiana (DSP), que consiste en que los huesos de la pelvis se van desalineando y separando a medida que tu útero va creciendo”, explica Anne. “Aunque no se puede curar durante la gestación, normalmente a las pacientes les prescribimos el uso de fajas, corsés o incluso muletas, para aliviar el problema”.


Tus tobillos


ES NORMAL…tener los tobillos o los pies hinchados. “Es muy habitual y casi siempre desaparece finalizado el embarazo”, comenta Anne. “El útero, al expandirse, presiona sobre las venas de las piernas, haciendo que en ellas y también en los tobillos y pies, se acumule líquido, lo que da lugar a la inflamación”.


CONSULTA A TU MÉDICO SI…estás en el último trimestre y la hinchazón es persistente. Tal vez lo único que necesites es descanso, pero también puede ser un síntoma de diversos problemas, incluida la preclampsia.

Coméntaselo a tu comadrona; ella se encargará de pedir las pruebas necesarias para descartar cualquier complicación.


Leer más


Cláusula de exención de responsabilidad

Nota importante:el contenido disponible en esta página es meramente formativo y no sustituye en ningún caso a la opinión de un profesional. Se recomienda acudir a la consulta veterinaria antes de tomar cualquier determinación sobre el estado de salud de su perro. Esta web no es oficial de ninguna marca o producto. Todas las fotografías expuestas pertenecen a sus respectivos dueños y se muestran únicamente con fines informativos. La mayoría de las imágenes proceden de Wikimedia Commons, base de datos de imágenes libres de copyright.