Consumo de alcohol y los sofocos de la menopausia

Los sofocos son la queja más común de las mujeres en transición a la menopausia. Por lo general, se definen como una sensación repentina de calor en la cara, el cuello o la parte superior del pecho que a menudo se acompaña de un enrojecimiento de la piel seguido por l sudoración y escalofríos.

Los sofocos pueden ser de leves a graves en duración e intensidad. Algunos sofocos pueden ser tan graves o frecuentes que afectan negativamente a la calidad de vida de la mujer (trastornos del sueño, fatiga, irritabilidad, disfunción sexual).

A pesar de la importancia de los sofocos como un problema de salud pública, poco se sabe acerca de sus factores de riesgo o eventos precipitantes. Un factor de riesgo potencial para los sofocos puede ser el consumo de alcohol, pero los resultados de los pocos estudios que examinaron la asociación entre el consumo de alcohol y los sofocos son equívocos. Por ejemplo, en un estudio realizado en el año 2004, el consumo de 1-5 bebidas alcohólicas por semana se asoció con un menor riesgo de sofocos en mujeres perimenopáusicas. 


En otro estudio, el consumo de alcohol se asoció con un menor riesgo de los sofocos en las mujeres de mediana edad. En concreto, las mujeres que consumieron alcohol 4 o más días al mes, experimentaron una reducción en el riesgo de sofocos, moderados o graves.

Un tercer estudio mostró una reducción de las probabilidades de los sofocos en las mujeres perimenopáusicas que consumían 1-5 bebidas alcohólicas por semana, en comparación con las mujeres perimenopáusicas que no consumían alcohol. 

Es posible que el mecanismo por el que actúa el alcohol sea la alteración de los niveles de hormonas esteroides. El consumo de alcohol se ha asociado con un aumento de los niveles de estradiol, estrona y testosterona en las mujeres. En al menos dos estudios se demostró que el consumo de más de 25 g (2,5 bebidas) de alcohol por día en las mujeres posmenopáusicas se asoció con un aumento en los niveles de estradiol y estrona. 


Deberían llevarse a cabo más estudios para confirmar nuestros hallazgos y para examinar el mecanismo por el que el uso actual de alcohol disminuye el riesgo de sofocos en las mujeres de mediana edad.

Cláusula de exención de responsabilidad

Nota importante:el contenido disponible en esta página es meramente formativo y no sustituye en ningún caso a la opinión de un profesional. Se recomienda acudir a la consulta veterinaria antes de tomar cualquier determinación sobre el estado de salud de su perro. Esta web no es oficial de ninguna marca o producto. Todas las fotografías expuestas pertenecen a sus respectivos dueños y se muestran únicamente con fines informativos. La mayoría de las imágenes proceden de Wikimedia Commons, base de datos de imágenes libres de copyright.