Hipotiroidismo y embarazo. Aquí las respuestas

El hipotiroidismo o déficit de funcionalidad de la glándula tiroides, es una enfermedad frecuentemente asociada al embarazo. Se estima que el 2,5% de todas las mujeres embarazadas tienen algún grado de hipotiroidismo. Los trastornos de la tiroides durante el embarazo puede afectar tanto a la madre como al bebé, por lo que es muy importante detectar lo antes posible la enfermedad y tratarla.

 ¿Qué es la glándula tiroides? 

 La tiroides es una glándula que se encuentra en la parte frontal del cuello, justo debajo de la nuez. La glándula tiroides es la responsable de la producción de la hormonas tiroideas (T3 y T4). La principal hormona tiroidea se llama tiroxina, o T4. 


La tiroides responde a las señales hormonales de una región del cerebro (hipotálamo e hipófisis)para mantener un nivel constante de hormona tiroidea. La hipófisis segrega la hormona tiroestimulante (TSH), que llega por la sangre hasta la glándula tiroides y promueve en ella la producción de hormonas tiroideas. 

 ¿Qué es el hipotiroidismo? 

 En ocasiones, la tiroides puede ser dañada o destruida y se produce pocas hormonas tiroideas. Es lo que se conoce como hipotiroidismo. Si los niveles de T4 son bajos (hipotiroidismo), se produce fatiga , letargo, aumento de peso, estreñimiento, sensación de frío. 
Por otro lado, si la glándula tiroides no produce suficiente T4, la hipófisis reacciona elevando los niveles de hormona estimulante TSH. Es por eso que, en el hipotiroidismo, los niveles de TSH aumentan mucho por encima de lo normal, mientras que los niveles de T4 bajan por debajo de lo normal. El médico utilizará estos dos niveles para ver el nivel de enfermedad y para controlar como va el tratamiento. Su objetivo será siempre subir los niveles de T4 y bajar los niveles de TSH. 

 ¿Por qué se produce el hipotiroidismo? 

  •  El hipotiroidismo puede ser la consecuencia de una enfermedad autoinmune: nuestro organismo, no reconoce a las hormonas tiroideas como propias, produce anticuerpos frente a ellas, las ataca y las destruye. Esta enfermedad autoinmune tiene una prevalencia que oscila entre un 5 y 15% y representa una de las enfermedades endocrinas más comunes en mujeres en edad reproductiva. Además, muchas veces esá ahí pero pasa desapercibida, ya que puede estar presente sin disfunción tiroidea evidente durante varios años. 
  •  Cirugía tiroidea previa 
  •  Administración de R-I131 
  •  La deficiencia de yodo en la dieta también conduce al hipotiroidismo. 
  •  Otras causas menos frecuentes son: tiroiditis o inflamacion de la tiroides, resistencia a la acción de la TSH en mujeres embarazadas, hipotiroidismo inducido por fármacos (amiodarona, exceso de yodo, litio, etc), radioterapia (para la enfermedad de Hodgkin, etc), enfermedad de la hipófisis o hipotálamo (hipofisitis linfocítica, por ejemplo). 

Ante una sospecha de hipotiroidismo materno, también deben considerarse otros factores de riesgo personales o familiares, tales como: familiares con enfermedad autoinmune de la hipófisis o  antecedentes personales de diabetes tipo 1.

¿Cuáles son las consecuencias del hipotiroidismo durante el embarazo? 

 La glándula tiroides está sometida a fuertes demandas durante el embarazo. La tiroides debe producir una cantidad extra de T4 durante la primera mitad del embarazo, por lo que cualquier deficiencia en su funcionalidad se convierte en especialmente evidente y especialmente grave en este periodo. Incluso si la mujer no presenta síntomas (hipotiroidismo subclínico) las consecuencias son evidentes para la salud del bebé. 
 Durante años, los médicos han sabido de una relación entre las madres con hipotiroidismo durante el embarazo y el retraso en el desarrollo de sus hijos después del nacimiento. Existe una relación entre los niveles de la tiroides en la madre y el desarrollo del cerebro de su hijo. Las puntuaciones de coeficiente intelectual están cerca de 4 puntos por debajo en los hijos de madres con hipotiroidismo que en los niños de madres normales. Además, los efectos se producen incluso si el hipotiroidismo es leve y la mujer no presenta ningún síntoma. El efecto sobre el bebé se produce ya desde las primeras semanas de embarazo. 
El hipotiroidismo leve se asocia con el aborto espontáneo, muerte fetal, parto prematuro, bajo peso al nacer y desarrollo neuropsicológico alterado. 
Además, los bajos niveles de hormona tiroidea T4 son un factor de riesgo para la presentación de piés en el momento del parto.
.Las mujeres embarazadas con hipotiroidismo clínico tienen un riesgo casi 10 veces mayor de malformaciones del sistema circulatorio. 
Las mujeres embarazadas con hipotiroidismo subclínico también tienen un aumento significativo en la incidencia de partos prematuros, sufrimiento fetal, problemas de visión en el bebé y retraso del desarrollo neurológico.
 La pérdida fetal es en torno a 10 veces mayor en las mujeres embarazadas con hipotiroidismo clínico. 
Los niveles de TSH superior a 6 mU /l se asocian significativamente con una mayor frecuencia de muerte fetal. 
 Los hijos nacidos de las mujeres embarazadas con hipotiroidismo tienen un riesgo 7 veces mayor de sufrir malformaciones musculoesqueléticas. Esto puede explicarse por que la hormona tiroidea, desempeña un papel vital en el desarrollo normal de los huesos y músculos.

 ¿Cómo se trata el hipotiroidismo durante el embarazo? 

 El tratamiento del hipotiroidismo durante el embarazo es relativamente sencillo en la mayoría de los casos. Se administra una forma sintética de la T4 para reemplazar la hormona que falta. La dosis de la medicación se ajusta regularmente para mantener un nivel en sangre constante de hormona tiroidea dentro del rango normal. Se sabe que el nivel de TSH en suero disminuye durante el primer trimestre del embarazo y luego aumenta gradualmente. El nivel de T4 suele aumentar durante el embarazo temprano y luego disminuye.La medicación debe por tanto, ajustarse a esos cambios e imitarlos, pero siempre manteniendo niveles no patológicos de ambas hormonas. 
 Durante el embarazo, se administrará hormona tiroidea sintética. La dosis de reemplazo de la hormona tiroidea durante y después del embarazo se debe monitorizar cuidadosamente el uso de la sangre de tiroides (TSH) valor.  La recomendación es alcanzar y mantener un nivel de TSH sérica no superior a 2,5 mUI / l en el primer trimestre y no superior a 3,0 mUI / l en el segundo y tercer trimestres. 
 La cantidad del fármaco va a depender de la cantidad de glándula tiroides funcional, que no haya sido destruida. Mujeres sin tejido residual requieren un incremento de dosis superiores. En las mujeres en quienes se diagnostica hipotiroidismo durante el embarazo, el tratamiento debe iniciarse inmediatamente. Cuando el hipotiroidismo es severo inicialmente, se administra de dos a tres veces la dosis diaria de reemplazo final para normalizar más rápidamente los niveles de hormona en el cuerpo. 
 Por último, después del parto, la mayoría de las mujeres con hipotiroidismo necesitan disminuir la dosis de T4 recibida durante el embarazo, lo que ocurre por lo general durante un período de aproximadamente 4 semanas en el postparto. Sin embargo, las mujeres con evidencia de enfermedad autoinmune, como también están en riesgo de desarrollar tiroiditis posparto, deberán continuar realizándose análisis de sangre de la hormona hata por lo menos los primeros 6 meses después del parto. 

 ¿Qué se puede hacer para evitar las consecuencias del hipotiroidismo en el embarazo? 
  • Todas las mujeres que estén planeando un embarazo deben plantearse una prueba en sangre para descartar el hipotiroidismo. 
  • Todas las mujeres embarazadas con un bocio (agrandamiento de la tiroides), niveles altos de anticuerpos de tiroides, antecedentes familiares de enfermedad tiroidea, o síntomas de hipotiroidismo deben realizarse el análisis. 
  •  En zonas deficientes se recomienda, tomar sal suplementada con yodo. 
  • Suplementos a base de selenio puede ser de beneficio en las mujeres con niveles altos de anticuerpos antitiroideos en el momento de la concepción (enfermedad autoinmune que destruye la tiroides).

Cláusula de exención de responsabilidad

Nota importante:el contenido disponible en esta página es meramente formativo y no sustituye en ningún caso a la opinión de un profesional. Se recomienda acudir a la consulta veterinaria antes de tomar cualquier determinación sobre el estado de salud de su perro. Esta web no es oficial de ninguna marca o producto. Todas las fotografías expuestas pertenecen a sus respectivos dueños y se muestran únicamente con fines informativos. La mayoría de las imágenes proceden de Wikimedia Commons, base de datos de imágenes libres de copyright.