¿Pescado en el embarazo? La respuesta científica


El consumo materno de pescado durante el embarazo se ha asociado con mejoras en el desarrollo neuropsicológico de los niños en varios estudios. Estas asociaciones benéficas se deben, al menos en parte, a un mayor consumo de nutrientes clave, incluyendo los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga (AGPI-CL) como el ω-3 ácido docosahexaenoico (DHA), que es esencial para el desarrollo neurológico prenatal óptimo, en particular durante las primeras etapas de la formación del cerebro. El DHA no se encuentra  en la dieta occidental, y los pescados, sobre todo especies particularmente grasas de peces, son la mayor fuente.

Sin embargo, la ingesta elevada de pescado durante el embarazo es motivo de preocupación, ya que los pescados son una fuente importante de contaminantes neurotóxicos tales como los compuestos de metilmercurio y organoclorados, que se han asociado con una disminución en las puntuaciones neuropsicológicas de niños. El mercurio es un tóxico ambiental ubicuo que se deriva tanto de fuentes naturales como de la actividad humana. En los ambientes acuáticos, algunas bacterias pueden utilizar mercurio inorgánico para formar metilmercurio, que se bioacumula en los organismos marinos y se biomagnifica a través de la cadena alimentaria.

La dieta se considera actualmente la fuente principal que contribuye a los niveles de exposición de mercurio, especialmente el consumo de especies marinas. Peces depredadores como el pez espada, el tiburón y el atún tienen las mayores concentraciones de metilmercurio.  Varios estudios han confirmado una relación entre los niveles sanguíneos de mercurio en los seres humanos y el consumo de pescado.

El metilmercurio, es conocido por ser neurotóxico en seres humanos. La vulnerabilidad del sistema nervioso central a estas sustancias se incrementa durante el desarrollo temprano, especialmente durante el período prenatal. El metilmercurio ingerido es casi totalmente absorbido y puede atravesar la barrera de la placenta y la de la sangre-cerebro. Pueden aparecer en el largo plazo, efectos sobre la función cerebral debido a la exposición prenatal al mercurio . Los resultados en el estudio de cohorte de las islas Faroe mostraron una asociación entre la exposición prenatal al mercurio y los efectos sobre el desarrollo motor, la atención y el lenguaje en edades de 7 y 14 años.

Los estudios ¡científicos no acaban de ponerse de acuerdo, especialmente en relación con los niños más pequeños. Varios estudios de cohorte de nacimiento realizados en Feroe , Massachusetts (Estados Unidos), Tohoku (Japón) y Cracovia (Polonia) reportaron una asociación inversa entre resultados de las pruebas neuropsicológicas antes de la edad de 3 años y la exposición al mercurio prenatal. Sin embargo, otros 6 estudios no hubo evidencia de cualquier asociación.

El consumo de pescado durante el embarazo tiene beneficios potenciales para el desarrollo fetal, ya que es una rica fuente de nutrientes necesarios para un desarrollo saludable y la función del sistema nervioso. Sin embargo, existe la preocupación de que la exposición al metilmercurio en los niveles alcanzados por las madres con el consumo regular de pescado durante el embarazo puede afectar el desarrollo de sus hijos a pesar de estos nutrientes beneficiosos.

En la actualidad, no hay pruebas suficientes de los posibles efectos neurotóxicos de la exposición al mercurio prenatal, especialmente en edades tempranas, y se necesita más investigación. Por otro lado, algunos estudios han encontrado asociaciones significativas en edades más avanzadas.


Para ayudar a equilibrar los riesgos y beneficios, las directrices emitidas por los Estados Unidos, el Reino Unido y la Unión Europea aconsejan unos límites de consumo a las mujeres embarazadas en relación con la ingesta de pescados. La Food and Drug Administration enfatiza sobre escoger  los subtipos de pescado que son más bajos en estos contaminantes, con el asesoramiento constante para evitar el consumo de grandes peces depredadores como el tiburón, pez espada, caballa y blanquillo y limitar el consumo de atún blanco, a pesar de que el  pescado graso grande como el atún contiene algunos de los más altos niveles de DHA.

Estas directrices han sido objeto de debate, ya que algunos estudios han encontrado evidencia de asociaciones negativas con el consumo de pescados materna excede 340 g / semana, el límite recomendado actual en los Estados Unidos. Sin embargo, el dictamen científico recientemente emitido informe de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria contenía una recomendación menos restrictiva, que  se limita a 1-4 porciones de pescado por semana (150-600 g), a pesar de las incertidumbres con respecto a tamaños de porción en estudios epidemiológicos europeos . Sin embargo, los estudios que apoyan las declaraciones de directrices no examinaron las asociaciones con diferentes subtipos de pescados. Por lo tanto, en la actualidad existe un conocimiento insuficiente sobre la asociación entre el consumo de pescados en el embarazo y los niños los resultados neuropsicológicos.

En general, los resultados sugieren que no hay asociaciones adversas del alto consumo de pescados en el embarazo con el neurodesarrollo de los bebés. El consumo moderado de pescado graso  y pescado magro durante el embarazo se asocia con mejoras moderadas en el desarrollo neuropsicológico del niño, incluyendo las funciones cognitivas y los rasgos del espectro autista. 





Leer más

Cláusula de exención de responsabilidad

Nota importante:el contenido disponible en esta página es meramente formativo y no sustituye en ningún caso a la opinión de un profesional. Se recomienda acudir a la consulta veterinaria antes de tomar cualquier determinación sobre el estado de salud de su perro. Esta web no es oficial de ninguna marca o producto. Todas las fotografías expuestas pertenecen a sus respectivos dueños y se muestran únicamente con fines informativos. La mayoría de las imágenes proceden de Wikimedia Commons, base de datos de imágenes libres de copyright.