¿Embarazada y dolor de costillas? Aquí la solución

El dolor en las costillas por lo general se experimenta en el tercer trimestre del embarazo, aunque para algunas mujeres comienza incluso antes. La sensación puede variar desde una leve molestia a un dolor fuerte.
El dolor en las costillas durante el embarazo es causado por la presión de la parte superior del útero en crecimiento sobre las costillas, así como del bebé cuando patea y golpea la zona. Las costillas doloridas se sitúan generalmente en el lado de la posición del bebé y se puede sentir justo debajo de los pechos. Probablemente el dolor será mayor cuando estés sentada o  cuando te inclines hacia adelante.

El fundus (la parte superior del útero) se encuentra en su posición más alta alrededor de las 36 semanas de embarazo, llegando justo debajo del esternón. Después de esta semana, su posición cambia. El bebé cae en la cavidad pélvica, en preparación para el parto, lo que proporciona un alivio tremendo de estos dolores.

¿Qué puedo hacer para ayudar a aliviar el dolor de costillas durante el embarazo?

Si bien no hay mucho que puedas hacer para detener o corregir un útero en crecimiento, hay algunas cosas que puedes hacer para conseguir un alivio temporal. Las sugerencias que se exponen a continuación no "curarán" tu dolor pero pueden ayudarte a conseguir el alivio que necesitas hasta que el bebé descienda a la parte baja del abdomen. Recuerda, al estar embarazada no puedes tomar antiinflamatorios, debes mantenerte alejada de cualquier medicamento, especialmente sin consejo médico. Para el dolor insoportable, tu médico podrá recetarte Paracetamol.

Aquí hay 9 consejos para ayudarte si tienes dolor en las costillas durante el embarazo:

  • Siéntete tan cómoda como sea posible mediante el uso de ropa holgada
  • Apóyate en cojines al acostarse
  • Siéntate con la espalda recta y no encorvada; esto va a crear más espacio para el útero.
  • Evita sentarte durante demasiado tiempo; levántate y estírate o da paseos cortos
  • Utiliza compresas o almohadas de calor o bien de frío, lo que funcione mejor para tí
  • Una buena ducha caliente, no demasiado caliente
  • Ejercicios que te ayuden a estirarte, como la natación
  • Combate los gases o pesadez que causan determinados alimentos y que te harán sentir peor. Lo más importante es erradicar el azúcar y cereales, lo que también reducirá significativamente el riesgo de diabetes gestacional.
  • Este es un ejercicio muy eficaz:

Colócate de pié frente a una pared, a unos 40 cms de la pared, cruza los brazos en frente de tu cara y apoya tus brazos cruzados en la pared deslizándolos después hacia arriba por encima de tu cabeza y lo más extendidos posible. Manten la posición durante el tiempo que te sea confortable. Esto levanta el diafragma y la caja torácica y realmente proporciona un alivio temporal enorme, especialmente si el dolor es causado por la cabeza dura de un bebé o sus nalgas encajadas debajo de las costillas.
También  un osteópata, acupunturista o quiropráctico pueden ayudar a aliviar el dolor de costillas durante el embarazo.


Leer más




Cláusula de exención de responsabilidad

Nota importante:el contenido disponible en esta página es meramente formativo y no sustituye en ningún caso a la opinión de un profesional. Se recomienda acudir a la consulta veterinaria antes de tomar cualquier determinación sobre el estado de salud de su perro. Esta web no es oficial de ninguna marca o producto. Todas las fotografías expuestas pertenecen a sus respectivos dueños y se muestran únicamente con fines informativos. La mayoría de las imágenes proceden de Wikimedia Commons, base de datos de imágenes libres de copyright.