¿Qué es el aborto recurrente y cual es su tratamiento? Aquí todas las respuestas

¿Qué es el aborto recurrente?

Se denomina aborto recurrente a la existencia de 3 o más pérdidas consecutivas de gestaciones clínicamente reconocidas, antes de la semana 20-22 de gestación. En muchos grupos se considera que basta  con tener 2 abortos para considerar a la mujer una abortadora de repetición, porque el riesgo de tener un aborto en la tercera gestación después de dos abortos es prácticamente el mismo que cuando ya ha tenido tres abortos. Incluso con 6 o más abortos, la posibilidad de embarazo normal es del 50%, aunque esto es edad materno-dependiente, ya que si la mujer tiene 40 o más años, el  riesgo de aborto después de 3 abortos es mayor del 60%. Algunos excluyen la consideración de “consecutivas”, aunque cuando se intercalan gestaciones normales el riesgo de aborto después de 3 abortos no llega a ser del 30%. 

Causas del aborto recurrente

Las causas son similares a las del aborto esporádico, aunque puede variar la incidencia relativa de cada una de ellas (como las causas citogenéticas). El 40% de los abortos de repetición son de causa desconocida. Además, las gestantes con abortos de repetición de causa desconocida tienen un 70% de éxito gestacional posterior.

Las causas propuestas para los abortos de repetición son:

Anomalías genéticas: No tienen tanta importancia como en el aborto espontáneo aislado que no se repite en una pareja. Son responsables del 50% de los abortos recurrentes. Son abortos precoces y pueden ser:
  • De novo: El embrión es el primero en la familia en tener la anomalía. 
  • Anomalías cromosómicas de los padres:  Si una pareja acumula abortos de repetición, hay que pensar en la posibilidad de que los padres sean portadores de alguna anomalía cromosómica (se les estudiará mediante un cariotipo), que en los progenitores no tenga repercusión pero sí la tenga en el feto. Las más habituales son las traslocaciones en las que el material cromosómico de un cromosoma determinado se encuentra en otro cromosoma, es decir, no hay pérdida ni duplicación del material cromosómico pero una parte se encuentra en otro cromosoma. Eso no tiene tratamiento, más allá del diagnóstico genético preimplantacional, seleccionando un embrión cromosómicamente normal. 

Anomalías anatómicas del útero congénitas o adquiridas: Están presentes en el 15% de las mujeres con abortos de repetición, aunque su vinculación con el aborto recurrente no es 
inequívoca. No obstante, puede ofrecerse resección histeroscópica de septos, sinequias y 
miomas submucosos, y el cerclaje en caso de incompetencia cervical.


aborto-recurrente


Enfermedades autoinmunes: Como el SAF (síndrome antifosfolípido).

Trombofilias (congénitas, adquiridas): Una prueba esencial a las mujeres con abortos de repetición son estudios de trombofilias. Desencadenan la formación anómala de trombos arteriales y venosos por alteración en la cascada de coagulación, anomalías de la  placentación (por una deficiente invasión trofoblástica endovascular o una vascularización 
anormal de las vellosidades coriales) y aparición de abortos de repetición. También pueden 
dar lugar a complicaciones obstétricas de distinta naturaleza, como la preeclampsia. 

No obstante, su papel en el aborto recurrente es dudoso, pues la perfusión placentaria en el primer trimestre es mínima, y se relacionan más con complicaciones tardías. 

El tratamiento está cuestionado, porque la aspirina no es tan eficaz. En estos casos se recomienda administrar heparina, que multiplica por tres la probabilidad de que no haya 
aborto. En la hiperhomocisteinemia se da vitamina B12, B6 y ácido fólico.

Endocrinopatías: Rara vez son causa de aborto recurrente. Se ha relacionado con la disfunción tiroidea, el síndrome de ovarios poliquísticos, la hiperprolactinemia y la insuficiencia del cuerpo lúteo. Pero la causa más clara es la Diabetes Mellitus insulino-dependiente mal controlada (hay que recomendar a la mujer que se controle para el próximo embarazo). 

Infecciones: No está demostrada inequívocamente su capacidad para causar abortos de repetición. 


Diagnóstico y tratamiento del aborto recurrente


Se realiza a partir de los 3 abortos consecutivos o no, y en mujeres mayores de 35 años y/o 
infértiles con 2 o más abortos consecutivos. Hay que tener en cuenta que en el 40% de los casos el aborto es de causa desconocida.

Estudio genético: Cariotipo de la pareja, estudio citogenético de restos abortivos, DGPI  (diagnóstico genético preimplantacional).

Estudio anatómico: Ecografía uterina 2D y 3D., transabdominal y transvagina

Analítica completa.

Enfermedades autoinmunes y trombofilias: Anticoagulante lúpico, anticuerpos 
anticardiolipinas, proteínas C y S, antitrombina III, factor V de Leiden, homocisteína, mutación del gen de la protrombina.

Opciones finales: Donación de gametos, subrogación, adopción.

Cláusula de exención de responsabilidad

Nota importante:el contenido disponible en esta página es meramente formativo y no sustituye en ningún caso a la opinión de un profesional. Se recomienda acudir a la consulta veterinaria antes de tomar cualquier determinación sobre el estado de salud de su perro. Esta web no es oficial de ninguna marca o producto. Todas las fotografías expuestas pertenecen a sus respectivos dueños y se muestran únicamente con fines informativos. La mayoría de las imágenes proceden de Wikimedia Commons, base de datos de imágenes libres de copyright.