¿Es normal tener flujo vaginal durante el embarazo?

El aumento de  flujo vaginal es una parte normal del embarazo, pero es importante vigilarlo y comunicar a su médico si  huele o se ve inusual, o si tiene dolor, picazón o dolor en el área vaginal. Es posible que tenga una infección como la candidiasis, que puede ser eliminada fácilmente por su médico de cabecera.
Todas las mujeres tienen algo de flujo vaginal a partir de un año o dos antes de  la pubertad y termina después de la menopausia. La cantidad de flujo cambia de vez en cuando y por lo general se hace más pesado justo antes de su período. El flujo normal es claro, de color blanco o crema y puede oler almizclado, pero no desagradable.

El flujo vaginal durante el embarazo


La mayoría de las mujeres les aumenta flujo vaginal cuando están embarazadas - esto es bastante normal y sucede por varias razones. Durante el embarazo, el cérvix (cuello del útero) y las paredes vaginales producen más flujo para ayudar a prevenir cualquier infección lavando cualquier microorganismo que viaje desde la vagina al útero.
Hacia el final del embarazo, la cabeza del bebé presionando en el cuello del útero puede causar aumento del flujo. Este a veces puede ser muy voluminoso y puede mojar como si hubiese habido una pérdida de orina.

En la última semana o menos de embarazo, su flujo puede contener rastros de moco espeso y un poco de sangre. Esto ocurre cuando el tapón cervical (una bola de moco espeso que llena el cuello del útero durante el embarazo) se despega. Es una señal de que el cuerpo está empezando a prepararse para el parto.
Si usted tiene cualquier sangrado vaginal, debe comunicarlo a su médico. Muchas mujeres pierden una pequeña cantidad de sangre durante el embarazo, y esto es por lo general totalmente normal Sin embargo, a veces puede ser un signo de un problema más grave, como un  aborto involuntario o un problema con la placenta.


Leer más


Cláusula de exención de responsabilidad

Nota importante:el contenido disponible en esta página es meramente formativo y no sustituye en ningún caso a la opinión de un profesional. Se recomienda acudir a la consulta veterinaria antes de tomar cualquier determinación sobre el estado de salud de su perro. Esta web no es oficial de ninguna marca o producto. Todas las fotografías expuestas pertenecen a sus respectivos dueños y se muestran únicamente con fines informativos. La mayoría de las imágenes proceden de Wikimedia Commons, base de datos de imágenes libres de copyright.